La conmovedora conversación entre un anciano y su perrito que te romperá el corazón

Una conversación entre un perro y su amo conmovió el corazón de todas las personas en twitter.

Los animales suelen protagonizar las más hermosas historias de amor. Y es que el cariño que sienten las personas por sus mascotas es realmente incomparable. En esta ocasión, los protagonistas de la historia que se hizo viral en twitter, son un perro y su amo anciano.

Una jovencita salió a pasear al parque, escuchó un hermoso diálogo entre una mascota y su amo y decidió publicarlo en su red social: 

“Hace rato había un señor viejito regañando a su perrito porque salió corriendo y le dijo ‘es que si te atropellan y algo te pasa, me muero de tristeza porque eres lo único que tengo”.

La joven se conmovió tanto que tenía que compartir con todos sus contactos esta enternecedora historia, que se hizo viral en menos de un minuto. La publicación fue retuiteada más de 20 mil veces y recibió más de 88 mil Me Gusta.

¡Echa un vistazo a la publicación!

 

No cabe duda que los animales forman parte de nuestra familia y debemos darles el cuidado que merecen. Ellos son los seres más fieles de este planeta  y jamás nos traicionarían. 

Pero la historia de este perro y su amo no es la única, cuando hablamos de amor hacia las mascotas. Los veterinarios también nos dejan hermosas lecciones de vida con los animalitos.

Uno de los médicos más conocidos en nuestro país es, sin duda, Pancho Cavero.  El especialista se ha hecho conocido en nuestro país por salvar animalitos de la calle, y en una ocasión decidió publicar en su cuenta de Facebook una carta al perrito de su barrio.

El perro de mi barrio

"Canuto se llamaba el perro de mi barrio allá por los años 90, cuando yo tenía apenas 17 años. Era Negrito y petiso era un amor, muy cariñoso.

El arriesgado perrito corría atrás de todos los carros que pasaban por la calle Félix Dibós en Magdalena. Este aventurero tenía la particularidad de identificar a los carros que no eran del barrio y corretearlos hasta que salían de sus dominios.

Recuerdo que Canuto apareció una noche de Navidad, cuando estaba con mi hermano en la vereda. Vimos a un perro asustado; le dimos consuelo, comida y un lugar donde dormir pero al día siguiente solo quería salir la calle. El eligió no ser adoptado por una sola persona, sino por toda una cuadra. Amaba quedarse en la calle, solo pedía alimento y un sitio donde pasar la noche.

Cerca de la casa había una iglesia: tenía el hábito de esperar la bendición del Padre antes de iniciar su labor de correteo, así como de invadir el patio de recreo de un colegio cercano donde los chicos lo esperaban con comida. Él se escabullía para salir siempre bien parado, listo para jugar y a perseguir las llantas en movimiento.”, dice parte del escrito

Mira la publicación completa en su cuenta oficial de Facebook:

Te puede interesar