Mackyna cuenta su historia de superación: de cobrador de combi a entrenador de las estrellas

Mackyna es conocido por entrenar a varios famosos peruanos, pero pocos conocen la historia de superación que tiene este personaje.

Mack Aguilar Songhurst, más conocido como Mackyna el entrenador de las estrellas, ha tenido un camino largo que recorrer para llegar a sus metas, así lo reveló el informe que hizo Magaly TV: La firme.

De acuerdo al reportaje que le hicieron, el hombre de 30 años creció con la presencia de una madre, quien lo dejó para irse a argentina cuando él tenía 10 años, para poder darle un mejor futuro. Es así, que se quedó viviendo con su papá y hermana en una humilde casa en el cerro El Pino, de La Victoria.

El entrenador recordó que se burlaban de él porque su casa no tenía baño, sino un silo. Desde ese momento, tomó la decisión de que tenía que salir adelante.

“Antes era un hueco (su baño), hasta que no faltó uno que me dijo: si tu vives en el cerro, encima no tienes water, es un silo. Yo lo tenía claro, siempre dije que voy a salir adelante, a trabajar y comprarme mi water”, dijo la ‘Mackyna’.

No siempre fue entrenador

El dinero que ganaba no alcanza, así que Mack estudiaba por las mañanas y trabajaba por las tardes como cobrador de combi para apoyar a su papá y hermana.

Cuando llegó a la adolescencia le gustaba hacer ejercicios y con su padre fabricó una de sus primeras pesas de cemento. Su progenitor tuvo problemas de alcoholismo, por que tomó la decisión de asumir las riendas de su casa.

Es así que empezó a trabajar en el mercado de frutas como estibador, donde ganaba 30 soles diarios. Gracias a que tenía un cuerpo atlético también incursionó como stripper.

Su padre enfermó

Al parecer, la vida no solo le había dado la responsabilidad de llevar en sus hombros a su familia, sino que hace unos años su padre sufrió un derrame cerebral dentro de su casa.

“El momento más difícil fue cuando mi papá tuvo un derrame. Subí corriendo y mi papá gritaba, tuve que romper esa ventanita y entrar. Gritó auxilio (llora), lo tuve que agarrar con la sábana y cargarlo. En ese momento me dieron fuerzas y que su vida dependía de mí”, narró.

El entrenador entendió que su padre no se iba a recuperar en su casa, así que lo llevó a una casa de reposo, donde lo visitaba tres veces por semana hasta que empezó la pandemia por el coronavirus.

Además, contó que ahora tiene una buena relación con su madre, a pesar que no estuvo en los momentos más difíciles.

 

Te puede interesar