• https://wapa.pe/entretenimiento/1397529-instagram-nino-cura-depresion-mascota-condicion-redes-sociales-perros

Niño se cura de la depresión al conocer a mascota con su misma condición

A un pequeño de tan solo ocho años, le ponía muy triste sus manchas de vitiligo, pero llegó un perro labrador para arreglarlo todo.

¡Los animales lo arreglan todo! Esta es la historia de un pequeño niño de ocho años que superó la depresión gracias a un perro labrador. La historia fue contada a través de una publicación en Instagram y se hizo viral en cuestión de minutos.

1

Todo empezó hace dos años, cuando el pequeño Carter Blanchard se dio cuenta que algo raro le pasaba a su rostro: tenía una mancha. Al pasar las semanas, las manchas fueron aumentando, por lo que sus padres decidieron llevarlo donde un médico.

Los especialistas les dieron el diagnóstico que temían: Carter sufría de vitiligo.

El vitiligo es una enfermedad a la piel, donde va perdiendo pigmentación y con el tiempo, aparecen manchas de color blanco por casi todo el cuerpo.

El menor empezó a odiar sus machas y su autoestima estaba por los suelos. Lo peor de todo es que entró en un estado de depresión, mientras que sus manchas estaban creciendo.

La madre del niño, revela el momento donde fue a buscar ayuda:

“Un día lo iba llevar al colegio y la primera cosa que me dijo cuando entró al coche era que odiaba su cara y odiaba la manera en que se veía.”, la mujer resaltó que las cosas estaban perdiendo el control y que tenía que hacer algo pronto.

Ella decidió entrar a internet para ver qué podía hacer y encontró la foto de “Rowdy”, un perro labrador de 13 años muy popular en Instagram y en las redes sociales, que, al igual que a su hijo, le habían detectado la enfermedad el mismo año.

2

Sin embargo, la familia del niño no tenía dinero para llegar hasta donde vive Rowdy, pero de todas maneras, se pusieron en contacto con la dueña del can, para preguntarle si su hijo podía conocer al perro.

La dama aceptó gustosa, sin saber que Stephanie (la madre de Carter) no tenía dinero para viajar.

La familia pensaba pedir un préstamo, pero alguien se enteró de la situación y decidió donar el dinero que necesitaban para el viaje.

Es así como Cater conoció a Rowdy y su vida cambió de manera radical. El pequeño regresó a la escuela con otro semblante, sin nada de tristezas. Su madre y la dueña del perro, están pensando en un método para que ambos se puedan ver con más frecuencia.

w

Te puede interesar

X