Madre se entera que tiene cáncer y rechaza quimioterapias para dar a luz a su tercer hijo

Aunque le queda poco tiempo de vida, agradece el haber podido traer al mundo a su bebé.

El amor de madre es, sin duda, el regalo más valioso que un ser humano puede recibir. Así lo demostró, Sarah Milner, una mujer británica de 30 años, quien decidió no someterse a quimioterapias con el fin de evitar causarle algún daño a su bebé que venía en camino.

La mujer esperaba a su tercer hijo cuando los médicos le diagnosticaron una forma agresiva de cáncer en el cuello uterino. Ante la propuesta de un aborto para poder salvar su vida con quimioterapias, Milner decidió sacrificar su salud para poder dar a luz a su su hijo.

“Debido a la naturaleza agresiva del cáncer, los médicos me aconsejaron interrumpir mi embarazo. Sin embargo, realmente no quería hacer eso, quería tener a mi bebé sin importar nada”, aseguró Milner.

La joven madre quiso que su hijo llegara al mundo sano y salvo. La cesárea se realizó en abril 21 del año pasado. Luego, fue intervenida para extraer su útero, ovarios y algunos ganglios linfáticos, con el fin de contraatacar a su cáncer.

Aunque en primera instancia, parecía que la decisión de Sarah había sido la correcta, lamentablemente, las expectativas de vida de la madre son menores a las que tenía un año antes. Sin embargo, ella se mostró feliz de haber traído al mundo a su pequeño Louis.

“Después de dar a luz me dijeron que eran buenas noticias, que habían extirpado la mayor parte del cáncer y tenía muchas posibilidades de que me dieran el visto bueno […] Pensé que mi decisión había dado sus frutos y que todo iba a salir bien”, reconoció Milner.

El amor de Sarah trascenderá cualquier barrera

Sarah ahora padece de la enfermedad en etapa 4. Aunque sabe que no queda mucho por hacer, ha visto cumplido su sueño de traer al mundo a Louis, al costo de su propia vida.

"Quiero dejar cosas especiales para los niños una vez que me vaya. Les escribo tarjetas de cumpleaños para el futuro y tarjetas para otras ocasiones especiales como bodas", explicó.

Pese a lo complicado que han sido las noticias recientes, Sarah también ha encontrado en sus hijos y su pareja motivos para sonreír e incluso en diciembre pasado ella y James recibieron una licencia especial para poder casarse. 

Te puede interesar