Nueva Zelanda: ex trabajadora sexual gana juicio por acoso laboral

La indemnización busca compensar el daño emocional que sufrió la mujer tras ser acosada por el dueño del local en donde trabajaba.

Tras ser acosada sexualmente en el burdel donde trabajaba, una trabajadora sexual recibirá una "sustancial" indemnización económica de más de 71 mil dólares estadounidenses, informó la Oficina de Procedimientos de Derechos Humanos de Nueva Zelanda (OHRP, por sus siglas en inglés).

Michael Timmins, director de la OHRP, reveló que las partes involucradas, las cuales se mantienen en el anonimato, llegaron a un acuerdo económico para compensar el daño emocional y el lucro cesante sufrido por la mujer.

Este hecho marca un precedente en Nueva Zelanda y en el mundo entero. Para Timmins, el acuerdo debería convertirse en un importante recordatorio para todas las empresas del país y sus trabajadores ya que no importa el tipo de labor que desempeñen, tienen derecho a realizar su trabajo sin ser acosados sexualmente.

"Alentamos a todos los propietarios de empresas y empleadores a que se aseguren de que comprenden y respetan esos derechos", agregó.

Por su parte, Catherine Healy, coordinadora nacional del Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda, calificó el fallo de "histórico". Ella considera que la sentencia representa una "advertencia a los operadores de burdeles y a cualquier persona […] para que sean muy conscientes de que las trabajadoras del sexo no tienen que soportar acoso".

En Nueva Zelanda, el trabajo sexual se encuentra despenalizado desde el 2003. Se creó un para proteger y garantizar los derechos humanos de quienes ejercen esta profesión, en busca de evitar la explotación y abuso sexual.

Te puede interesar