OMS advierte que desinfectar las calles es peligroso para la salud y no sirve contra el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud además explicó por qué tampoco sirve rociar desinfectantes dentro de casas, apartamentos y oficinas.

En busca de frenar la expansión del nuevo coronavirus por las calles del país, se ha vuelto una tarea habitual rociar o fumigar las veredas, pistas, fachadas de las casas y demás superficies. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de advertir que no sirve para eliminar al COVID-19 del ambiente y, sobre todo, plantea un riesgo sanitario.

La OMS explicó que “no se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante del COVID-19 u otros patógenos, pues la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad”.

“Ni siquiera en ausencia de materias orgánicas, es poco probable que el rociado químico cubra correctamente todas las superficies durante el tiempo de contacto necesario para desactivar a los agentes patógenos”, agrega la OMS.

“Además, las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección del COVID-19”, añade, y señala que “rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”.

En ese sentir, la OMS puntualiza que en ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectantes, ya que podría ser “física y psicológicamente peligroso y no reduciría la capacidad de una persona infectada de propagar el virus a través de gotículas o por contacto”.

Para finalizar, en un documento sobre la desinfección y limpieza de superficies, la Organización Mundial de la Salud recuerda que rociar cloro u otros productos químicos en personas puede causar irritación en los ojos y en la piel, broncoespasmos y tener efectos gastrointestinales.

Fumigar edificios

La OMS tampoco recomienda el rociado sistemático de desinfectante en espacios cerrados para eliminar al nuevo coronavirus, como dentro de casas, departamentos, oficinas u otros.

Según la organización, un estudio muestra que el rociado dentro de los edificios es ineficaz si no se hace directamente. “Si se aplican desinfectantes, conviene hacerlo con un trapo o una toallita con desinfectante”, recomiendan.

Te puede interesar