EE. UU.: médico es acusado de robar vacunas para sus familiares y amigos

Se las llevó porque vacunas iban a “echarse a perder”.

En Estados Unidos, un médico de condado de Harris, en Texas, fue acusado de sustraer vacunas contra la COVID-19 de su centro de labores para aplicarlas en sus familiares y amigos, según denunció la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Harris.

Según una nota de prensa, el 29 de diciembre de 2020, el doctor Hasan Gokal robó un vial que contenía nueve fármacos mientras laboraba en el centro de vacunación del condado ubicado en Lyndsay Lyons Park.

“Abusó de su posición para poner a sus amigos y familiares en la fila frente a personas que habían pasado por el proceso legal para estar allí”, indicó Kim Ogg, fiscal de distrito del condado de Harris. “Lo que hizo fue ilegal y será responsable bajo la ley”, añadió.

Una semana después del hurto, Gokal se lo contó a uno de sus colegas, que informó inmediatamente al gerente. Tras una investigación interna, el médico fue despedido del Departamento de Salud y su caso, catalogado como delito menor, fue remitido a los tribunales.

En tanto, el abogado del galeno sostuvo que las vacunas “iban a echarse a perder” y que Gokal se aseguró de que estas lleguen a “los brazos de las personas que cumplían con los criterios para recibirla”.

“El Condado de Harris habría preferido que el Dr. Gokal dejará que las vacunas se desperdicien y están tratando de menospreciar la reputación de este hombre en el proceso para apoyar esta política. Esperamos con ansias nuestro día en la corte para resolver este mal”, aseveró el letrado.

Si Hasan Gokal es hallado culpable del delito de robo, recibiría una condena no mayor a un año de cárcel y una multa de 4.000 dólares.

*Con información de La República.

Te puede interesar

SÍGUENOS