Viajes interprovinciales podrían aumentar contagios en la sierra tras fin de cuarentena

En Lima y la costa norte los casos por COVID-19 están en descenso, pero la autorización de viajes interprovinciales podrían revertir la situación.

Debido al bajo grado de contagio por coronavirus que se registra en las zonas altoandinas, vivir en ciudades de altura podría ser una recomendación oficial en el Perú para las poblaciones altamente vulnerables a la pandemia, en tanto se crea la vacuna inmunológica.

Sin embargo, pese a la altura, la ciudad de Cerro Pasco, el cual está ubicado a casi 4.338 m s.n.m., en las últimas semanas viene registrando casos de COVID-19 muy complicados.

En el informe que publicó ‘La República, señalaron las declaraciones del director de la Red Asistencial de Pasco de EsSalud, el médico José Serrano Correa, quien mencionó durante los primeros meses de la epidemia, las afectaciones por el nuevo coronavirus eran leves. Pero esto cambió.

“Los pacientes están llegando en una fase tardía y la enfermedad avanza muy rápidamente”. El médico dijo que esto podría ser porque los pacientes se están automedicando con corticoides precozmente.

“La prednisona, la dexametasona hacen que el sistema inmune baje y la carga viral aumente”, explicó.

El galeno también mencionó que a diario llegan entre 30 y 35 casos de COVID-19 en todo Pasco y hay pocos pacientes en UCI.  Pero, en el interior de la región la enfermedad está siendo controlada por la atención primaria.

La epidemia evoluciona lentamente en Pasco, al igual que en otras regiones del sur del país, como Apurímac, Moquegua, Tacna, Ayacucho.

Por otro lado, el epidemiólogo César Munayco, ejecutivo adjunto del Centro Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), resaltó que hay tres razones que protegen a la sierra del COVID-19: la baja densidad poblacional, la interconectividad y el poco hacinamiento.

Para que el virus pueda desarrollarse y diseminarse tiene que haber 200 mil habitantes, si hay menor densidad poblacional, el Covid-19 va a detenerse.

“Otro criterio importante es la interconexión de las ciudades. Si tienen menos conexión, van a ser más protegidas porque el virus se mueve con las personas, pero en la sierra no hay trochas ni carreteras, eso de una forma protege”.

Y el otro factor es el grado de hacinamiento de las casas. “En la selva y sierra, las casas están lejos y eso protege, pero en Lima está la tercera parte del país y sus viviendas están hacinadas y el movimiento de la gente es grande”.

Sin embargo, advirtió que podría haber algunos brotes de la enfermedad cuando se levante la cuarentena y se reinicien los viajes interprovinciales.

En la sierra lo que les está salvando es la restricción en el transporte interprovincial, pero una vez que se abra, lo más probable es que haya un número importante de casos en estas regiones más alejadas porque la gente se va a mover. Lo bueno es que en Lima y en la costa norte la epidemia ya está de caída. Entonces, cuando se traslade la gente a la sierra probablemente sean pocos casos que vayan a estas zonas alejadas”.

Te puede interesar

SÍGUENOS