Anciana de 87 con coronavirus pide como deseo ver el atardecer. Su doctor la acompañó

La imagen de un anciano viendo una puesta sol antes de volver al hospital donde lleva el tratamiento contra el coronavirus se volvió viral y envió un mensaje de esperanza, recuperación y humanidad.

La rápida propagación del coronavirus en el mundo ha provocado alarma y desesperación, entre las personas que luchan contra la enfermedad en las salas de aislamiento, con la esperanza de sanar y regresar a su vida normal.

La enfermedad fue detectada a fines del año pasado en la ciudad de Wuhan y desde ahí se ha ido esparciendo a diversos países, ya ha afectado a miles personas y ha generado un pánico generalizado.

No obstante, en tiempos duros, la imagen de un paciente de 87 años de edad que tiene el COVID-19 observando la puesta del sol a las afueras del hospital y acompañado de su doctor, le está devolviendo la esperanza al mundo.

La foto que fue publicada en redes sociales ha encendido la chispa de esperanza, algo que se había perdido en un momento donde la mayoría de personas se han dejado tomar por la histeria dejando y dejando de lado la solidaridad.

El paciente de 87 años, es parte de la población más vulnerable, llevaba semanas internado al interior del hospital sin poder sentir del aire fresco, de una simple brisa o de la luz del sol.

Por eso, cuando era llevado de un área del hospital a otra, el hombre aprovechó en acercarse a uno de los médicos y pedirle un sencillo favor: poder disfrutar de un momento de luz natural.

El equipo médico pensó sobre la petición del abuelito y accedieron con entusiasmo. Uno de los pocos beneficios de este virus es que ha dejado muchas ciudades desiertas, lo que permitía detenerse en avenidas que antes estaban ocupadas ahora están vacías y se puede apreciar los paisajes normalmente cubiertos por la contaminación, ahora existente.

La fotografía fue compartida por el usuario de Twitter Chenchen Zhang y ha provocado un gran impacto en el mundo tanto por sus protagonistas como por su bello significado.

Se puede ver el sol brillante en un cielo completamente limpio y despejado. El paciente está en su camilla, disfrutando de ese momento y apuntando con su mano los diferentes detalles que nota en la ciudad que se muestra desierta.

A su lado se ve a su doctor, que comparte ese bello paisaje y aprovecha esos preciosos minutos de calma y paz antes de retornar a la lucha contra la enfermedad y salvar la mayor cantidad de vidas.

Como era de esperarse la imagen se volvió viral rápidamente. Alrededor del mundo, miles de personas alabaron la disposición de los médicos y la fuerza del anciano por seguir luchando contra el coronavirus.

La fotografía también fue aplaudida por demostrar que aún en tiempos donde todo se puede ver negro, puede salir el sol. Que debemos ser optimistas y aún podemos disfrutar de un día soleado cuando pase la tormenta.

Te puede interesar