Perrita adopta a indefensa cerdita sin hogar y ¡hasta le dio de amamantar!

Esta historia nos demuestra que cuando hay amor, todo en esta vida es posible.

¡La mayor muestra de amor! Esta es la historia de Katjinga, una hermosa mamá perruna que tiene un corazón gigante y se acaba de hacer famosa en Facebook. Ella no dudó en brindar la ayuda necesaria a un ser vivo bebé que se quedó sin padres.

Paulinchen es una bebé cerdita de tan solo dos semanas de edad, quien perdió a su mami, pero tuvo la suerte de toparte con Katjinga. La perrita cuidó de la cerdita y la trató como si fuera su propia hija. ¡Y es que la cerdita bebé enamora a cualquiera a primera vista!

Paulinchen

Los dos animales se acurrucaron de una manera muy tierna y demostraron que no les importa las diferencias. Entre ambas se estableció una hermosa conexión y la cerdita bebé empezó a ser amamantada por la perrita.

Las imágenes de los animales, fueron publicadas en Facebook y se hicieron virales en cuestión de minutos. La foto que enterneció más fue la de la bebé Paulinchen tratando de alimentarse de su inmensa madre.

Katjinga y Paulinchen son adorables juntos

Los dos animalitos viven juntos en una granja en Alemania. Los papás adoptivos de Katjinga son Editar de 44 años y su esposo Roland Adam de 54 años.

Roland encontró a la cerdita muy débil peleando por sobrevivir, después de haber sido abandonada por el resto de su familia, la misma noche de su nacimiento.

Katjinga y Paulinchen

El hombre mencionó:

“Los cerdos salvajes corren en nuestra tierra y la cerda había dado a luz a una camada de cinco en nuestro bosque. Encontré a Paulinchen sola y cuando la levanté estaba muy fría”.

“Estaba seguro de que algunos zorros locales habrían tomado a la cerdita esa misma noche así que la llevé a mi casa y se la di a Katjinga.

Paulinchen y Katjinga

Acababa de terminar con una camada, que ahora tienen 10 meses, así que pensé que había una posibilidad de poder asumir la tareas de cuidar de ella”.

“Katjinga es la mejor madre que pueda imaginar. Se enamoró de la pequeña cerda. De inmediato se puso a limpiarla como si fuera uno de sus propios cachorros.

Días después ella comenzó a producir leche de nuevo para amamantar a la cerda. Era evidente que la consideraba su propio bebé.”, finalizó Roland.

La adorable cerda Paulinchen

No cabe duda que los seres humanos tenemos mucho que aprender de los animales.

Te puede interesar