Esta teoría aseguraría que Elisa de "The Shape of Water" era una sirena y tú no lo notaste

Un polémica teoría ha aparecido en Internet y señala que Elisa de The Shape of Water es en realidad una sirena, conoce el por qué

The Shape of Water, la gran obra maestra del cineasta Guillermo del Toro, ha causado una gran revolución en el mundo del cine ganando el Oscar a “Mejor Película del Año”. Una de las sorpresas no es que sea un filme con una historia particular, sino  que,  su protagonista Elisa sea una sirena y nadie lo haya notado.

Uno de las señales que indica que Elisa sea una sirena es que ella se haya enamorado con tanta intensidad del monstruo, e incluso haya tenido relaciones sexuales con él si ni siquiera es humano. Probablemente la pareja pertenecen a la misma especie.

NO DEJES DE LEER: “¿Dónde están las rubias?” podría tener secuela y este actor lo confirmó

Otra hipótesis surge cuando en la película se menciona que Elisa fue encontrada cerca del agua cuando era bebé, Zelda (su amiga) explica que la hallaron sola junto a un río. Esto es un claro ejemplo que la protagonista es una sirena, además de que en toda la película muestra una fascinación por el agua.

Elisa tenía marcas de agallas desde que era una bebé, y así lo explicó en la escena donde su amiga Zelda, el malvado coronel y ella se reúnen en la oficina. Aquí te dejamos la conversación de esta escena. ¡Alerta spoiler!

Richard: ¿No puede? ¿Está sorda?

Zelda: Es muda, señor. Dice que puede oírlo.

Richard: ¿Esas cicatrices en tu cuello? ¿Eso afectó tu voz?

Zelda: Ella dice: Desde que era una bebé...

Richard: ¿Quién le haría eso a una bebé? ¡Este mundo es pecaminoso!

Esas cicatrices en realidad son unas branquias que solo el monstruo puede abrir y lo hace al final de la película.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Mira el nuevo tráiler de "Christopher Robin" que explica el origen de Winnie the Pooh

Si todo esto no te convenció, pues tenemos las declaraciones de Sally Hawkins, actriz que le da vida a Elisa, donde nos revela algo realmente convincente: “Recibí la llamada unos 18 meses antes, cuando ni siquiera había un guión. Todo fue un poco vago, y puede o no haber sucedido, pero lo más notable de todo fue que mi representante dijo: "Se trata de una mujer que se enamora de un tritón". En el momento de recibir esa llamada, literalmente estaba escribiendo algunas notas sobre una historia sobre una mujer que no sabía que era una sirena. Me dio escalofríos, y sentí que algo más debía estar sucediendo aquí. Quise creer en la magia”.

Te puede interesar