Ecuador manda tropas a frontera con Perú “para evitar el flujo ilegal de migrantes”

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ecuatorianas reforzó su presencial militar con 200 efectivos movilizados en 20 vehículos tácticos. 

Este lunes, el Comando de las Fuerzas Armadas de Ecuador informaron que han movilizado 200 hombres y 20 vehículos tácticos Hummer a la frontera con Perú, con el fin de intensificar la vigilancia por los pasos irregulares usados por migrantes, principalmente venezolanos.

“Con la finalidad de ejercer un control militar minucioso, permanente y efectivo en el límite político internacional, en la frontera sur, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas reforzó su presencial militar con 200 efectivos movilizados en 20 vehículos tácticos”, dice el comunicado oficial difundido por redes sociales.

Se trata de un contingente que deberá “asegurar la eficiencia de las operaciones militares, especialmente en los patrullajes de control y vigilancia de frontera, para evitar el flujo ilegal por los pasos no autorizados”, se agrega.

Los refuerzos han sido desplazados a la misma zona fronteriza en la que operan, desde la semana pasada, 1.200 militares peruanos con el apoyo de 50 tanques, blindados y otros vehículos, con el objeto de impedir el ingreso de migrantes indocumentados.

Las fuerzas desplazadas pertenecen a la Brigada de Infantería Motorizada n.° 1 El Oro, una zona que el ministro de Defensa ecuatoriano, Oswaldo Jarrín, visitó hace unos días.

En una rueda de prensa el jueves, Jarrín ya había anunciado el movimiento de estas tropas hacia la frontera, para ampliar con sus vehículos la movilidad de las patrullas fronterizas. Ello después de mantener contactos con las autoridades de Perú.

“Nos dimos cuenta de que hace falta reforzar con personal. Tenemos destacamentos permanentes fijos a lo largo de la línea de frontera, algunos fueron levantados y vamos a tener que volverlos a reactivar”, manifestó el ministro.

El titular ecuatoriano de Defensa añadió que “también hace falta mayor movilidad a los vehículos pesados”.

El cierre de fronteras por la pandemia de la COVID-19 ha provocado en el último tiempo un creciente movimiento migratorio de venezolanos que buscan refugio y recurren a trochas para cruzar de un país a otro.

Mientras unos buscan regresar a su país, al igual que al inicio de la crisis sanitaria, otros se decantan por dirigirse a países del sur del continente bajo el denominador común de buscarse un futuro y escapar del hambre y el desempleo.

Un movimiento que también afecta a la frontera entre Ecuador y Colombia, donde los Ejércitos de ambos países realizan patrullas conjuntas para frenar el flujo migratorio, aunque con poco éxito pues no pueden controlar las veinticuatro horas los más de 30 pasos irregulares que hay.

La acumulación de migrantes refugiados en el cantón de Huaquillas, del lado ecuatoriano de la frontera con Perú, llevó a su alcalde a plantear la posibilidad de establecer un corredor humanitario para los migrantes, propuesta que se ha sumado a las advertencias de ONG internacionales de respetar el derecho humanitario y no poner en riesgo a la población civil.

Con información de: La República.

Te puede interesar