Señor de los milagros: El cristo moreno se queda en casa tras 300 años de recorridos

Conoce el cronograma de todas las actividades que se realizarán en el “mes morado” por la tradición del Señor de los Milagros.

 

Cuando un esclavo africano pintó la imagen de un Cristo moreno hace más de 300 años, nunca imaginó que este se iba a convertir en uno de los santos más importantes del Perú.

El Señor de los Milagros, desde el Siglo XVIII, sale cada año por las calles de Lima y el resto del Perú en medio de un mar humano de color morado. Sus fieles devotos, en una de las procesiones más grandes del mundo, arman una gran fiesta en torno a su imagen.

La tradición popular cuanta que, en 1651, un angoleño retrató en la pared de su cofradía, ubicada en Pachacamilla, la imagen de un Cristo crucificado. Rápidamente, se le atribuyeron poderes milagrosos y se le comenzó a conocer como el Señor de los Temblores o el Cristo de las Maravillas.

Nacimiento del Señor de los Milagros

El 13 de noviembre de 1655, un imponente terremoto sacudió Lima y Callao e hizo caer muchas paredes y edificios. Todo lo que construyeron los angoleños en la zona de Pachacamilla también se derrumbó, pero el muro donde estaba pintada la imagen de Jesús no, por lo que fue considerado como un milagro. Así se le atribuyó el nombre del Señor de los Milagros.

Al principio, la imagen del Señor de los Milagros fue perseguida por la iglesia ya que no apoyaban ni una creencia fuera de las prácticas cristianas. Sin embargo, los milagros provocaron su inminente aceptación entre la comunidad religiosa y toda la sociedad limeña.

De a pocos, se le fue conociendo como Señor de los Milagros. Esto le valió para que al retrato de Cristo crucificado, se le fueran añadiendo las imágenes de Dios Padre, María y María Magdalena.

Sale a las calles

En 1687 sale por primera vez de procesión. El virrey de ese entonces, Sebastián de Antuñano, vislumbrado por su imponente presencia en medio de un gran terremoto que duró 15 minutos, ordenó la confección de una copia al óleo para que recorra en andas por las calles de Pachacamilla.

Desde entonces ha salido de manera ininterrumpida por más de 300 años, conviertiendolo en una de las celebraciones más grandes a nivel mundial, y que se replica en casi todos los países donde haya gran congregación de peruanos.

La nueva normalidad

La procesión del Señor de los Milagros es mucho más que una creencia o un culto, es un movimiento social. No obstante, el pueblo peruano vivirá un mes morado atípico, pues la pandemia del coronavirus evitará que el Cristo moreno recorra las calles como tradicionalmente sabe hacerlo.

Cronograma de misas   

A lo largo del mes, Nazarenas TV difundirá programas de reflexión y devoción, así como entrevistas y procesiones del Señor de los Milagros de años anteriores.

Domingo 4 de octubre: La misa será desde el Santuario de las Nazarenas a las 11:00 a.m. Estará presidida por el arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo. También se presentará la Carta Encíclica del Papa Francisco.

Domingo 18 de octubre: La misa será desde el Santuario de las Nazarenas, a las 11:00 a.m. y estará presidida por el arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo.

Lunes 19 de octubre: La misa será desde la Parroquia de las Victorias, a las 9:00 a.m. y estará presidida por el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Nicola Girasoli.

Miércoles 28 de octubre: La misa será desde el Santuario de las Nazarenas, a las 11:00 a.m. y estará presidida por el arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo.

Domingo 1 de noviembre: La misa será desde el atrio de la Catedral de Lima, a las 8:00 p.m., en sufragio por nuestros fallecidos a causa de la pandemia por el COVID-19.

Primer día sin recorrido

Este año, debido a la pandemia, las Hermandad de Las Nazarenas, a cargo de la sagrada imagen, decidió cancelar la procesión 333 del Señor de los Milagros, a fin de prevenir aglomeraciones que puedan convertirse en un foco infeccioso del coronavirus. 

Por esta misma razón se decidió además mantener el santuario cerrado al público, lo cual no fue impedimento para que desde tempranas horas un grupo de devotos acudiera hasta el emblemático santuario a fin de estar más cerca del Cristo de Pachacamilla.

Quienes decidieron hacerlo se colocaron respetuosamente en los lugares previamente señalados en pistas y veredas, con una distancia de más de un metro de distancia para evitar aglomeraciones.

Domingo lleno

Pese a las restricciones de los días domingos de no usar transporte público, taxis, ni salir de sus casas a lugares lejanos, una gran cantidad de personas llegan hasta los exteriores de la iglesia Las Nazarenas, en el Cercado de Lima.

Cabe destacar que las Nazarenas aplica un estricto protocolo de sanidad para que los fieles puedan dejar flores al Señor de los Milagros, comprar algún recuerdo o dejar una ofrenda. Antes de ingresar el personal hace la toma de temperatura.

Te puede interesar