Esposos se toman de la mano y mueren con 4 minutos de diferencia a causa de la COVID-19

“La vida de mis padres fueron robadas por un virus que muchos bromean a diario. Ambos tomaron esta pandemia en serio y aun así se enfermaron”, escribió su hijo en Facebook.

El coronavirus venció a una pareja de ancianos, pero no al amor que se tenían. Con su último aliento Cathy tomó la mano de su marido, Johnny, luego que ambos lucharon durante un mes contra la enfermedad que ya provocó más de 900 mil muertes en todo el mundo.

Johnny Lee Peoples, de 67 años, y su esposa Cathy Darlene Peoples (65) murieron el pasado 2 de septiembre en el Centro Médico Regional Novant Health Rowan en Carolina del Norte, Estados Unidos, cuando su salud se vio resquebrajada por culpa de la COVID-19.

Ellos se conocieron y enamoraron hace 50 años, por lo que no podían morir sin volverse a ver. Los médicos del nosocomio decidieron juntarlos en una sola habitación para que logren despedirse.

Una vez juntos, se tomaron de la mano, pero sus ojos nunca más volvieron a abrirse, según lo contó a la revista People uno de los tres hijos que tuvo el matrimonio, Shane Peoples.

“El personal médico los puso en una misma habitación, la misma habitación de la unidad de cuidados intensivos, juntaron las manos, las enfermeras se reunieron alrededor suyo y murieron con cuatro minutos de diferencia entre sí. Estuvieron casados 48 años, y juntos 50 años, durante los cuales caminaron siempre tomados de la mano”, relató conmovido Shane.

Por declaraciones de su entorno, se conoció que Johnny era un fanático del entrenamiento de los deportes juveniles, amaba tocar música y dedicaba horas a reconstruir el árbol genealógico de los Peoples. Por su parte, Cathy le gustaba hacer manualidades, escuchar música y jugar a las cartas.

“Las vidas de mamá y papá fueron robadas por un virus del que muchos bromean a diario o simplemente creen que es un engaño de algún tipo. Ambos tomaron esta pandemia en serio y aun así se enfermaron. Mis padres no fueron solo una bendición para mí, mi hermano, mi hermana, nuestros cónyuges y nuestros hijos. Fueron una bendición para todas las personas que los conocieron”, resaltó Shane en un sentido mensaje que posteó en su Facebook.

Te puede interesar