Caso Jean Deza: el perfil de un agresor que domina el balón de la violencia

El jugador presenta denuncias por violencia física, psicológica y económica, por lo que consultamos a una experta para descifrar el porqué de su accionar.

Entre ser futbolista profesional o pelotero hay una gran diferencia, dicen los entendidos del tema cuando hablan del desempeño de Jean Deza, quien hace buen tiempo dejó de aparecer en portadas de diarios deportivos para convertirse en un personaje recurrente en el mundo del espectáculo.

Las últimas declaraciones que brindó al programa Magaly TV La Firme, donde habla sobre intimidades de su última relación con la ex policía Jossmery Toledo, lo pintaron de cuerpo entero como un hombre que no tiene respeto por nada ni nadie.

Este comportamiento ha provocado que a sus 27 años su carrera como futbolista esté al borde del tacho y, aun así, Jean Deza continúa en las mismas. Para la psicoterapeuta Liliana Tuñoque “es una persona emocionalmente inestable e inmadura, que no llega a valorar lo que realmente puede conseguir a través de su talento en el deporte”.

“Percibo que tiene la sensación de que es merecedor de todo, por lo tanto, él cree que no tiene que esforzarse para lograr algo”, declaró la doctora para Wapa.pe.

Su comportamiento depende de varias aristas, pero una de las principales proviene de su crianza dice la experta. “Puede venir de una familia disfuncional o un contexto adverso que ha hecho que adquiera patrones de conducta negativos que no ha logrado solucionar hasta la fecha”.

“También se puede tratar de una persona con un ego muy elevado, que siente que los demás deben rendirle pleitesía, satisfacer sus necesidades y que merece todo”, agregó Tuñoque.

Violento con todos y todas

Por trascendidos de su entorno, se dio a conocer que Jean Deza hace y deshace con sus íntimos como le viene en gana: trata mal a sus familiares y se ha puesto violento en más de una ocasión con casi todas sus parejas, al punto de ser denunciado por violencia física, psicológica y económica.

“He visto que suele sacar en cara el apoyo que le ha dado a sus parejas, y esa clase de gestos se dan porque uno quiere y no a cambio de algo o en beneficio propio. Este tipo de sujetos, cuando no reciben lo que quieren, se llenan de cólera y se frustra, es entonces que comienza a atacar con todo lo que tiene”, precisó la doctora.

Tuñoque explicó que por más que sus parejas o amigos lo traten de ayudar, él continuará con esa aptitud porque se siente frustrado con sus propias acciones. “No está contento con lo que tiene, siempre quiere más y si no lo consigue, va a humillar”.

¿Podrá cambiar?

Cambiar es difícil pero no imposible, pero cuesta mucho más dependiendo de la edad de las personas. “Podría mejorar algo con terapia, pero va a ser difícil”, explicó la experta.

“Me da la impresión que el chico está acostumbrado a ese estilo de vida. Además, que ya tiene una responsabilidad definida. Con apoyo podrá mejorar algunos aspectos y la terapia será fundamental para trabajar un problema más de fondo”, sentenció la doctora Tuñoque.

Te puede interesar

SÍGUENOS