Frank Pérez-Garland podría ser denunciado de oficio tras acusaciones de acoso sexual | FOTOS

El cineasta peruano admitió, según sus propias palabras, haber “seducido de manera intensa” a alumnas y compañeras de trabajo. Especialista detalló las posibles implicancias legales del grave caso.

Tras haber reconocido, mediante un mensaje en redes, algunas de las acusaciones en su contra, el cineasta peruano, Frank Pérez- Garland, se volvió viral. Sin embargo, un detalle llamó la atención: su escrito no figura la palabra "acoso".

Por mucho tiempo he seducido de manera intensa, y en algunos casos invasiva, a compañeras de trabajo y alumnas”, señalaba el cineasta, pese a que las acusaciones que se difundieron en las redes son bastante graves.

Las acusaciones

Una de las denunciantes, por ejemplo, indicó que Pérez-Garland le preguntó, en su condición de docente, de qué color era su ropa interior. Otra reveló que, como parte de uno de sus ejercicios en clase, pedía a sus alumnas relatar qué las excitaba. Y una más dijo que en una ocasión le pidió revisar una tarea por Skype, pero que cuando Pérez-Garland encendió su cámara lo vio masturbándose.

Implicancias legales

Decir que se trata de ‘seducción intensa’ es un eufemismo. Es como que al hostigamiento sexual lo llames ‘piropo’ o ‘galanteo’. Son formas de naturalizar algo que no puede ser considerado normal”, afirmó Beatriz Ramírez, abogada especialista en derechos de las mujeres para El comercio.

La letrada también señaló lo difícil que es tratar este tema en los juzgados debido a los tipos de respuestas que dan los acusados, tratando de suavizar sus hechos. En muchas ocasiones, no admiten correctamente su culpa.

Muchos de los acusados, incluso cuando reciben sentencias, no dan cuenta del abuso de poder y lo violentas que son las conductas de hostigamiento”, agregó Ramírez.

En su mensaje, Pérez-Garland también menciona: "Hace algunos meses dejé las redes y paré también los intentos de seducir a otras mujeres. Sin embargo, tengo muy claro que el daño ya está hecho y ahora lo único que puedo hacer es aceptar mis errores y pedirles disculpas a todas las mujeres que fueron víctimas de mis acciones. Pido perdón también a mi entorno cercano por estos momentos tan horribles que les estoy haciendo pasar”.

Sin embargo, lejos de tratarse de errores o intentos de seducción, las acciones que admite Pérez-Garland pueden ser objeto de una denuncia de oficio, según opina la abogada Ramírez. “Desde el 2003, existe una ley por la que toda empresa o institución educativa tiene que tomar cartas en el asunto cuando existe hostigamiento, y desde hace dos años tiene que hacerlo de oficio. Por eso, la universidad o el instituto donde trabajaba tendría que abrir un proceso interno, aunque ninguna chica se haya presentado con nombre y apellido. Y lo debe hacer porque el caso ya es público”, explicó la especialista.

Te puede interesar

SÍGUENOS