¿Es un acto de tortura dejar llorar a tu bebé?

No tortures a tu bebé. En lugar de mejorar sus pulmones, como dicta la creencia popular, puede moldear negativamente su cerebro.

“Ni lo mires, que se engríe”, decían las abuelas al ver llorar a sus nietos sin saber que estaban equivocadas. Pues un estudio reveló que dejar llorar constantemente a un niño, en especial a los bebés, es considerado como un modo de tortura. Inclusive puede traer severas consecuencias en la construcción de su personalidad, al punto de volverse en seres desconfiados y hasta violentos con otros o consigo mismos.

Ante los llantos, los padres deben estar atentos a las solicitudes de sus hijos, ya que es una forma que tiene de comunicarse y expresarse. Además, el director ejecutivo del área de Niños y Adolescentes del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), Rodolfo Pomalina, señaló como un mito pensar que los bebés lloran con el propósito de manipular a los padres.

“Es una tortura dejar llorar a los niños y esto se eleva a la enésima potencia si además los castigamos física y psicológicamente. El niño llora porque está estresado, porque necesita algo. ¿Cómo podría manipular un niño de 12 meses, dos años o tres años a su madre o su padre? Eso es totalmente falso”, indicó Pomalina.

Asimismo, el galeno explicó que un niño que llora se llena de estrés. Durante ese proceso secreta cortisol, una hormona con la que puede intoxicar su cerebro en pleno crecimiento, alertó.

Cabe resaltar que los primeros cinco años del niño son fundamentales para toda su vida. Por lo que los vínculos que se establecen con el bebé son decisivos para que se forme como una persona segura, estable y se sienta querida.

Te puede interesar

SÍGUENOS