Lady Di y la vez que enfureció a la reina por su particular manera de llevar una gargantilla

Lady Di protagonizó algunos de los momentos de moda más icónicos de la historia moderna y este es uno de ellos.

La princesa Diana siempre será recordada en el mundo de la moda gracias a su refrescante y revolucionario estilo al momento de vestir. No obstante, muchas de sus momentos fashionistas no recibieron el sello de aprobación de muchos aristócratas, y mucho menos de la reina Isabel II.

En esa nota, no podemos evitar recordar uno de los mejores momentos fashionistas de Lady Di que lamentablemente enfureció a la monarca del Reino Unido. Cuando Diana se unió a la familia real, la reina Elizabeth II le obsequió una gargantilla de diamantes con esmeraldas que anteriormente le perteneció a la reina madre.

Desde que recibió la gargantilla de diamantes y esmeraldas, la princesa Diana no dudó en decorar sus distintos outfits glam con este exquisito accesorio. No obstante, la ocasión donde más destacó este choker fue durante una cena de gala en un hotel en Australia en el año 1985, cuando Lady Di decidió complementar su elegante vestido asimétrico en tono turquesa, con la icónica gargantilla colocada como una diadema.

Según la experta en realeza, Debora Attanasio, en cuanto la reina Isabel notó que Lady Di había usado la gargantilla como diadema, se molestó mucho. Para la biógrafa Kitty Kelly, Diana la llevó así por accidente y esta sería la explicación: la princesa llegaba tarde e intentó colocarse la gargantilla por la cabeza pero se atoró en la nariz. Entonces, el diplomático Victor Chapman, quien se encontraba con ella en ese momento, la convenció de dejarla a la altura de la frente. "Chapman le dijo que lo dejara ahí porque lucía joven y divertido, igual que ella", explicó  Kelley en su libro The Royals. Está demás decir que a pesar del disgusto de la reina, la princesa Diana captó las miradas de todos los asistentes y protagonizó un momento fashionista icónico.

Te puede interesar