Rímac: Delincuente llora y reza a la policía para no ser detenido

Además, mordió y arañó a un miembro de la Policía Nacional para evitar ser trasladado a la comisaría.

Tras ser atrapado por la Policía Nacional del Perú intentando robar un celular en el paradero Acho, en la Vía de Evitamiento en el Rímac, Marco Antonio Vargas, de 26 años, suplicó con todas sus fuerzas para evitar ser conducido a una comisaría.

El asaltante, al verse atrapado, se resistió a ser detenido. Incluso, imploró piedad a las autoridades. En medio del altercado, comenzó a llorar y rezar por su libertad. Pero, gracias a la tenacidad de las autoridades, de nada sirvieron sus exageradas suplicas.

“Auxilio, ayúdenme. Dios mío, ayúdame, Dios. Padre Jehová, ayúdame. Auxilio, por favor”, dijo el delincuente en medio de la intervención.

“Me siento triste y solo. Necesito ayuda, por favor. Estoy arrepentido y quiero pedir perdón”, manifestó ya en la comisaría el también conocido como “Fariseo”.

Pero su resistencia a ser detenido no solo quedó en el histrionismo de sus ruegos, sino que también agredió a los agentes de la PNP que lo detuvieron. Según la autoridad, llegó a morder a uno de los efectivos.

"El delincuente trata de darse a la fuga, pero metros más adelante es alcanzado y reducido. En esas circunstancias ofrece tenaz resistencia, agrede a los agentes, se defiende con uñas y dientes", afirmó el coronel Freddy Velásquez.

Los policías del Grupo Terna del Escuadrón Verde y un efectivo de tránsito lograron capturarlo pese a todos sus arrepentimientos.

Te puede interesar