Comienzan a desenterrar muertos para dejar espacio a víctimas de COVID-19

En Sao Paulo se exhumarán cadáveres de tumbas para liberar espacio durante la pandemia del coronavirus.

Brasil es el país más golpeado por la COVID-19 en la región. Se acerca a los 43.000 fallecidos, y la cifra puede ir en aumento ya que presenta más de 851.000 infectados. Por ello, las autoridades de Sao Paulo presentaron un plan poco convencional para liberar espacio en sus cementerios: desenterrar cadáveres de sus tumbas para las víctimas del coronavirus.

Su accionar será el siguiente: los restos de las personas que murieron al menos tres años atrás serán exhumados y colocados en bolsas enumeradas, que se guardarán temporalmente en 12 contenedores, especificó la funeraria municipal de Sao Paulo a través de un comunicado.

Estos contenedores metálicos llegarán a todos los cementerios en los próximos 15 días, después los restos serán trasladados a un osario público (lugar de un cementerio donde se entierran los huesos que se sacan de las sepulturas).

Coronavirus en Brasil

Sao Paulo se ha convertido en uno de los principales focos de contagio de coronavirus en Brasil con más de 5.480 muertes en una ciudad que tiene 12 millones de habitantes. La preocupación por un nuevo rebrote aumenta, luego que el alcalde, Bruno Covas, autorizó la reapertura parcial de negocios esta semana.

El escenario después de esa decisión fue la saturación del transporte público, largas filas en centros comerciales y el incumplimiento generalizado de las normas de distanciamiento social.

Varios estudios afirman que el pico de la pandemia en Brasil llegará posiblemente en agosto, expandiéndose desde las grandes ciudades hacia el interior de la nación.

*Con información de La República.

 

Te puede interesar