Mujeres necesitan más de 200 años para alcanzar las mismas oportunidades de un hombre

Conoce las razones que ha llevado a las mujeres a tener que lidiar con el “techo de cristal”.

La igualdad de género no lo vivirán ni nuestras hijas, nietas o bisnietas, lamentablemente. De continuar el ritmo actual del progreso obtenido, tendrían que pasar más de 202 años para que una mujer experimente realmente lo qué significa tener las mismas oportunidades, salario, derechos, poder, voz, y entre otras tantas necesidades que gozan los hombres hoy por hoy.

En pleno siglo XXI, los prejuicios representan un lastre que ha ralentizado lo conseguido en 1995 con la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, que luchaba contra la violencia de género, la reducción de la mortalidad materna o garantizar la educación para las niñas.

  TE PUEDE INTERESAR: Los nuevos "Amas de casas"

TE PUEDE INTERESAR: Los nuevos "Amas de casas"

Según un estudio del Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), casi el 50% de la población mundial aún considera que los hombres son mejores líderes políticos, mientras que el 41,1% cree que son más idóneos para mandar en los negocios.

"Es inaceptable e insatisfactorio. Los cambios no suceden a la velocidad y escala necesarias", opina Raquel Lagunas, asesora para cuestiones de igualdad de género en el PNUD, sobre los dos siglos que llevará cerrar la brecha de género. "Las normas sociales, las expectativas, los prejuicios, los sesgos de género, el sistema de creencias son los mayores obstáculos para seguir progresando", explica para el diario El País.

Solo si a política nos referimos, las mujeres solo tienen el 5% de participación entre todos los jefes de Estado a nivel mundial, pese a que lograron el derecho al voto hace más de 80 años, mientras que en el Perú hace más de un siglo.

De acuerdo con el estudio, la retrograda idea de que una mujer no puede ser una gran líder no solo viene de la mente de los hombres. De hecho, algunas mujeres tienen incorporados estas ideas machistas en sus pensamientos que acaban paralizando el progresa de todas las féminas.

Un 30% de la población mundial aún considera justificable que un varón le pegue a su pareja, mientras que el 50% cree que los hombres tienen más derecho a un trabajo. Por lo que el techo de cristal no solo impide el ascenso de las mujeres en la esfera del poder político, sino también en lo económico y social.  

¿Qué es el techo de cristal?

En los estudios de género, se denomina techo de cristal a la imitación velada del ascenso laboral de las mujeres dentro de las organizaciones. Se trata de un techo que limita sus carreras profesionales, difícil de traspasar y que les impide seguir avanzando. Es invisible porque no existen leyes o dispositivos sociales establecidos y oficiales que impongan una limitación explicita en la carrera laboral de todas.

"Las mujeres hoy son las más cualificadas de la historia (...) Pero parece que eso no es suficiente para conseguir la igualdad en la edad adulta", escriben los autores. La elección de las opciones educativas también están condicionadas por los prejuicios. Así, solo un 15% de las graduadas en carreras relacionadas con la ciencia, tecnología y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) son chicas.

Te puede interesar