Una niña y una joven de 18 años, las víctimas mortales de tiroteo en Toronto

La Policía la mayoría de las víctimas mortales eran mujeres.  Asimismo, no se descarta que se haya tratado de un ataque terrorista.

La Policía de Toronto dijo que las dos víctimas mortales del tiroteo producido anoche en la ciudad son una niña de 10 años y una joven de 18 años de edad.

El jefe de la Policía de Toronto, Mark Saunders, que ofreció una rueda de prensa, no identificó al autor de los disparos, que falleció tras un enfrentamiento con agentes policiales inmediatamente después del tiroteo.

La Policía señaló que el responsable de los disparos tenía 29 años de edad y que se está procediendo al registro de su domicilio.

Saunders añadió que la edad de los heridos, cuya cifra asciende a 12, oscila entre los 10 y los 59 años de edad.

Por su parte, la doctora Najma Ahmed, del Hospital St. Michael de Toronto, en el que están ingresados cinco de los heridos, apuntó que tres de ellos "fueron intervenidos de forma inmediata para salvar sus vidas. Los cinco permanecen en situación crítica".

Saunders también informó de que la investigación de lo ocurrido en la noche del domingo está ahora dividida. 
Por un lado, la Policía de Toronto se encarga de las pesquisas relacionadas con el tiroteo, mientras que la muerte del autor de los disparos está siendo investigada por la Unidad de Investigaciones Especiales (SIU, por sus siglas en inglés), porque se produjo tras un enfrentamiento con los agentes de policía.

Las leyes de Ontario obligan a que las pesquisas de muertes o graves lesiones producidas durante un enfrentamiento con policías sean realizadas por SIU, que determinará si los agentes actuaron de forma apropiada.

Aunque la Policía de Toronto se ha negado a especular sobre las motivaciones del ataque, el hecho de que la Policía Montada de Canadá no esté participando en la investigación indica que de momento las autoridades no lo consideran como un atentado terrorista.

Toronto, la mayor ciudad de Canadá, está sufriendo en los últimos meses un ola de violencia y asesinatos que ha disparado las alarmas entre las autoridades, sobre todo, por el incremento del uso de armas de fuego.

En abril, Alek Minassian, un individuo de 25 años de edad, mató a 10 personas y causó heridas a otras 14, al arrollar con una furgoneta a decenas de transeúntes en una de las principales calles de la urbe.

Minassian, que fue capturado sin incidentes tras el ataque, ha sido vinculado a la subcultura misógina de los "incel", un término que significa "célibe involuntario".

Tanto en el ataque de abril como en el de ayer, la mayoría de las víctimas mortales eran mujeres. (Con información de EFE)

Te puede interesar