Los 3 errores más comunes que hacemos cuando usamos rubor en nuestro maquillaje

El rubor puede hacer maravillas en nuestros looks de maquillaje cuando se aplica de la manera correcta. Descubre cómo sacarle máximo provecho a este cosmético.

El rubor es de esos cosméticos que adoras o detestas incluir en tus looks de maquillaje. Lo cierto es que si bien parece sencilla, su aplicación todavía es un misterio para muchos y si no lo colocamos de la manera adecuada, puede desfavorecer nuestro rostro.

A continuación, te decimos cuáles son los errores más comunes al momento de aplicarlo.

Usar un color muy llamativo

Elegir un tono de rubor muy vibrante que no vaya con tu tono de piel puede darte un look muy exagerado y mayor que incluso te puede hacer lucir mayor y poco saludable. Lo mejor es elegir un blush que complemente los subtonos de tu piel para que la destaque y cree una imagen armoniosa. Aquí te damos unos tips para encontrar el mejor color de rubor para ti.

Colocarlo en puntos equivocados

Ahora está muy de moda colocar el rubor en el puente de la nariz e incluso en la frente y mentón para que se mezcle con el color de las mejillas o en otros casos, para conseguir un efecto ‘lifted’ en el rostro. No obstante, si no nos fijamos dónde ponemos el blush, podemos hacer que nuestro rostro se vea caído u ocultar nuestras facciones. Lo mejor es que lo coloques en los puntos más favorecedores para tu tipo de cara.

Usar formulas poco favorecedoras para tu piel

El rubor en polvo puede destacar las líneas de expresión y hacer que la piel se vea deshidratada y por consecuente más demacrada. Para evitar esto puedes hidratar bien tu cutis y  usar otras fórmulas que destaquen mejor tu look y. Lo mejor es que elijas el mejor blush para tu cutis (sea graso, seco o mixto) y también consideres el estilo de tu maquillaje y el final look que desees.

Te puede interesar