Conoce a Canela, la perrita lazarillo que conmueve con su historia [FOTOS]

María Sol Campos es invidente y hace 5 años comparte sus días con Canela, su fiel compañera, una perrita de raza Golden retriever.

María Sol Campos no sabía que su vida iba a cambiar al momento de recibir la llamada de la Escuela de Perros Guía. Ella cuenta que fue un 30 de septiembre del 2013 cuando fue acercó a la localidad de Berazategui, donde queda la escuela, para hacer el curso de adaptación y conexión con quien luego sería “sus ojos”, como ella misma se refiere.

“Mi primer acercamiento con Canela fue mágico; nos elegimos mutuamente en el momento en el que se me acostó en los pies, desde ese entonces es mi gran compañera”, reveló María Sol a Infobae por el especial del Día del Perro.

Canela

Han pasado cinco años desde el primer encuentro, y ahora Campos dice no concebir su vida sin Canela: “Es mucho más que mi perro guía, es una compañera y está siempre conmigo”.

María Sol Campos nació a los cinco meses de gestación y eso le trajo dificultades en la visión con el tiempo. Fue en 2001 cuando sufrió de un desprendimiento de retina, que empezó a perder la visión, y en un principio necesitó del bastón verde que identifica a personas con baja visión.

NO TE PIERDAS: Día del Perro: cinco experiencias para disfrutar con él

Aunque la visión le estaba fallando, quedarse quieta no era una opción para Campos. En 2012 a través de la televisión se enteró de una campaña de usuarios de perros guía en Argentina, que buscaban lograr la sanción de Ley 26.858, para que permitiese a las personas con perros lazarillos poder entrar a espacios y medios de transporte públicos y privados. "Me contacté con ellos y junté firmas en Las Flores. También fui a una reunión del Club de Leones donde conocí a Carlos Botindari y a Hugo De Arce, los iniciadores de la primera Escuela de Perros Guía", manifestó. Desde ese momento guardó su contacto porque sabía que algún día le podría.

Canela3

Con el tiempo la vista le iba fallando más y más. Pero un día con la poca visión que le quedaba, María Sol leyó una noticia de la Escuela de Perros Guía que le regresó la esperanza, en esa nota se veía la foto de Canela, y contaba que ya había dos perros preparados para entregar. “Me animé a escribirle a Carlos y luego me llamaron para decirme que iba a tener uno de ellos”, contó muy emocionada.

“Canela es mis ojos. Es un vínculo difícil de describir, mágico; es mi guía pero es parte de mí. Es mi compañía”, expresó, además afirmó que tenerla a su lado la ayudó tomar con más calma la inevitable pérdida total de la visión.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué los perros saben cuándo sus dueños van a llegar a casa?

Para María Sol tener a Canela le dio mayor independencia que un bastón. Campos cuenta que todos los días la acompaña a su tienda de regalos, que ella misma fundó, luego al mediodía, regresan a casa para que comer y que su amiga de cuatro patas tenga tiempo de juego, por último, por la tarde regresan al negocio. “Te da mucho y hay que retribuirlo con momentos de juego”, explicó la dueña de Canela.

Para María Sol, Canela es la extensión de su brazo izquierdo. Indicó que entiende perfectamente con el movimiento del manillar lo que su compañera le está marcando. "Encuentro los lugares más rápido y camino más relajada. Le digo 'vamos a casa' y se para en la puerta. O 'vamos al banco' y me lleva a las escaleras del banco".

La dueña de Canela manifestó que nadie podrá entender la libertad que sintió al poder caminar hasta la orilla del mar sin que nadie más que su perra guía la acompañe. Actualmente la vida de Campos está llena de proyectos para ayudar a más personas que tengan dificultades para ver y ciegos.

Canela2

Te puede interesar