¿Cómo preparar postres bajos en calorías? 3 exquisitas recetas que te encantarán

Si te encantan los postres, pero no quieres “pecar”, aquí te dejamos algunas recetas bajas en calorías.

Con la llegada del verano, muchas personas realizan diferentes dietas, ejercicios y hasta se privan de comer ciertos alimentos para evitar subir de peso. Sin embargo, debemos tener en cuenta el cuidado del organismo por dentro y por fuera va en la buena alimentación.

Por ello, como en el verano y con él crecen nuestros deseos de consumir alimentos frescos y bajos en calorías que nos ayuden a conservar una excelente figura. Talia Pinto, Miembro del Consejo de Nutrición de Herbalife Nutrition, comparte contigo algunos postres ideales para darte un gusto sin culpas durante estas festividades. ¡Atenta y toma nota!

Recetas de postres bajo en calorías

- Milkshake light de chocolate

Ingredientes

2 cucharaditas de cacao puro en polvo

2 vasos de yogurt natural descremado sin azúcar

100 ml de leche descremada congelada en cubos

canela molida (en polvo)

Stevia o el edulcorante de tu preferencia

Preparación

Para iniciar, lava cuidadosamente todos los utensilios a utilizar, luego, procede a colocar todo en la licuadora, licua hasta tener una masa consistente y listo. ¡Delicioso y saludable!

- Gelatina de frutos rojos

Ingredientes

4 tazas de fresas

2 tazas de frambuesas

1 cucharada de zumo de limón

½ litro de agua, ½ taza de stevia

4 láminas de colapés

½ taza de agua fría (para hidratar el colapés)

Preparación

Lo primero que debemos hacer es licuar las fresas junto con las frambuesas, sin añadir agua, para que se forme un puré. Luego las pasamos por el colador para eliminar los grumos. Posteriormente añadimos el agua, el zumo de limón, el edulcorante y el colapés, ya hidratado y muy bien disuelto. De ser necesario lo llevamos al microondas por unos segundos. Finalmente unimos todos los ingredientes, vertimos la preparación en un molde para gelatina y lo llevamos a refrigerar.

- Helado de arándanos

Ingredientes

1 plátano

10 arándanos

zumo de 3 naranjas

50 ml leche vegetal (leche de coco, de almendras, de arroz o la que más les guste)

1 medida de proteína en polvo (si deseas)

Preparación

La preparación inicia pelando los plátanos y cortándolos en rodajas de 1 cm de ancho. Colocamos las rodajas en una bolsa y las llevamos al freezer hasta congelar. Elaboramos una mermelada con los arándanos cocinándolos sin deshacerlos en el zumo de naranja a fuego medio durante 10 o 15 minutos, luego dejamos enfriar. Colocamos las rodajas de plátano congelado en el procesador junto con la mitad de la mermelada y la leche.

Trituramos todo hasta obtener una crema color violeta. Batimos por 2 a 3 minutos. Rectificamos el dulce según lo prefieras. Por último, agregamos el resto de la mermelada de arándanos y revolvemos con una cuchara. Llevamos al freezer hasta congelar. Pasadas 2 horas de freezer, retiramos el helado, batimos y lo volvemos a enfriar. Si deseas que el helado sea súper cremoso repite este último paso 2 veces más.

¿Qué son las calorías de los alimentos?

La caloría es una unidad de energía, y esto quiere decir que, si determinado alimento aporta 100 calorías, esta será la energía que podría recibir el organismo al consumirlo. La mayor parte de los alimentos y bebidas contienen calorías, dado que aportan nutrientes que brindan energía al organismo.

¿Por qué la gelatina es perfecto para la dieta?

Calma la ansiedad: gracias a este delicioso alimento, se puede y bajo en calorías, se reduce esos continuos antojos que conllevan a comer en exceso.

Mejora el rendimiento deportivo: a pesar de su bajo contenido de calorías, la gelatina es una fuente proteínas y carbohidratos que sirven como fuente de energía.

Ayuda formar masa muscular: uno de los aminoácidos que aporta la gelatina es la arginina. Esta sustancia, cuando se asimila en el cuerpo, ayuda a obtener creatina.

Mejora la digestión: comer gelatina en la dieta apoya los procesos digestivos y mejora la asimilación de algunos nutrientes. También combate el estreñimiento y reduce el reflujo ácido.

Te puede interesar