“Quiero vivir, no me deje morir”, comisario que pedía ayuda falleció por falta de ventilador

El comisario se aferró varios días a la vida luego de estar internado en la Unidad de Cuidados Intensivos y pedir ayuda a las autoridades para ser trasladado a Lima. 

Un agente policial perdió la vida a causa de la COVID-19 tras haber esperado ser trasladado con urgencia desde Arequipa hasta Lima para así ser conectado a un ventilador mecánico. El mensaje enviado antes de su muerte ha causado conmoción en todo el territorio nacional.

“Ya no puedo mi general. Quiero vivir, no me deje morir”, fue uno de los mensajes que escribió en vida el mayor PNP Luis Padilla Arpita, jefe de la comisaría de Socabaya, quien pedía un ventilador y atención al general Víctor Zanabria Angulo, jefe de la IX Macropol Arequipa.

El comisario se encontraba internado en una cama UCI del Hospital de la Policía (Hocipol), donde perdió su lucha 'sin armamento' ante la . Familiares solicitaron que Padilla Arpia sea evacuado a la ciudad de Lima, pero no prosperó.

Sus últimos días de vida

 

Según familiares, el comisario de Socabaya pasó por momentos desgarradores antes de fallecer. Él necesitaba de un neumólogo, pero al no haber en la Sanidad de la PNP contrataron uno particular.

“El martes pidieron que la familia lleve un neumólogo, pero este pedía sacar placas en Sanidad y no se podía. A tanta presión se arregló una máquina. Las placas revelaron que el 40% de los pulmones se encontraban con agua. Cuando iba a empezar el tratamiento falleció hoy (ayer), a las 11:00 de la mañana”, informó un familiar.

Comisario acaba de despedir a su madre fallecida

Luis Padilla se contagió del virus hace dos semanas. Días antes, su madre falleció y se despidió con una carta extensa. “Partiste a la eternidad, te pido que me sigas guiando e ilumines el camino que aún me falta por recorrer”, fue parte del texto que escribió en las redes sociales.

Un colega cercano del mayor Padilla pidió que ningún policía más muera y que las camas UCI en el Hocipol funcionen. “En la Sanidad hace frío, uno ingresa bien y al tercer día tienes neumonía”, se quejó.

Te puede interesar