¡Goles que empoderan!

Ligas Femeninas de Fútbol 7 rompe los estereotipos, se juega el partido contra la inequidad de género y abre la cancha para las mujeres.

El sábado 23 de junio, desde el mediodía y hasta el anochecer, se jugó la final de las cuatro categorías de la Copa Embajada de Australia en las canchas del Puericultorio Pérez Araníbar. Esta copa, exclusiva para mujeres, es organizada por Ligas Femeninas de Fútbol 7 (LF7) y se creó para contribuir a reducir la inequidad de género en el fútbol. Las mejores jugadoras serán convocadas para la selección nacional y representar al Perú en la Copa América 2019.

Durante la premiación, Nicholas McCaffrey, embajador de Australia en el Perú, dijo estar muy contento de apoyar la LF7: “Soy padre de una niña de 11 años y quiero para ella lo que quiero para todas las niñas de Perú y Australia, y las mujeres de ambos países: que puedan participar activamente en todos los ámbitos de una sociedad, de una economía, y lo que veo acá es algo magnífico. El nivel, la calidad que vi en la final, es increíble”.

NO DEJES DE LEER: Conoce a Fatma Samoura, secretaria general de la FIFA

Ligas Femeninas de Fútbol 7

Hace tres años, Alexandra “Aletas” Herrera y Sisy Quiroz se cansaron de buscar dónde jugar al fútbol y decidieron crear lo que ahora es el circuito futbolístico femenino más grande del país. Con más de tres mil participantes, entre mujeres y niñas, nos demuestran que el fútbol no es un deporte solo para hombres.

Aletas describe la LF7 como una empresa social en proceso de convertirse en una ONG. Parte de las utilidades se reinvierten en publicidad para romper paradigmas sociales como el de “las mujeres son débiles, no pueden jugar fútbol”. “Tenemos un equipo de comunicaciones que se encarga de transmitir que las mujeres somos fuertes y somos capaces”, sostiene. Muchas jugadoras han sido discriminadas por practicar este deporte: la gente cuestiona su sexualidad o pone en duda su habilidad. Se cree que jugar fútbol las hace “menos mujeres” y por ello muchos les aconsejan dejarlo. Con iniciativas como las de la LF7, estos prejuicios se están desmoronando.

Empoderamiento

“El fútbol incrementa nuestra autoestima, seguridad y confianza. Es un trabajo fuerte porque en la cancha tienes que luchar contra muchas adversidades. Tienes que alzar tu voz”, explica Aletas. “El fútbol crea redes de mujeres fuertes y les da un espacio seguro para ser ellas mismas, para que trabajen en equipo y en familia”.

La LF7 invierte también en academias sociales que son gratuitas y están dirigidas a niñas que no pueden asumir el costo de inscribirse en un campeonato o que no pueden pagar una academia de fútbol. “Con ellas hacemos trabajos de fútbol combinados con herramientas de coaching, para que eso de que el fútbol te da autoestima, seguridad, equipo y familia se vea potenciado. Trabajamos con niñas en un colegio nacional en Barranco. Queremos abrir otra en San Juan de Miraflores, como hemos tenido el año pasado, para seguir empoderando mujeres a través del fútbol y desarrollar competencias claves”.

TAMBIÉN LEE: Conoce a las cinco mujeres más importantes del fútbol

 

Aletas está segura de que con iniciativas como la LF7 y el apoyo de empresas y del Estado se podrían acortar las brechas de género. “Necesitamos más auspicios para seguir haciendo las ligas con la calidad que queremos, más marcas que crean en la equidad de género. No hay tantos medios que quieran apoyar el fútbol femenino, pero esto está cambiando poco a poco”.

Hay un largo camino por recorrer para hacer que el fútbol femenino en el Perú sea profesional, como el masculino, y deje de ser solo amateur. La Federación Peruana de Fútbol ya ha empezado a tomar medidas. Una de ellas ha sido convocar a Sisy Quiroz con el objetivo de replicar lo que lograron con la LF7 y trasladarlo al fútbol 11 en el país. Sisy espera que las chicas puedan competir a otro nivel y, por qué no, participar también de un mundial.

Te puede interesar