Dior presenta su nueva colección inspirada en la artesanía y tradición italiana

Dior le rinde homenaje a Italia y a su artesanía con una variada colección de moda presentada la Piazza del Douomo de Lecce.

Dior y Maria Grazia Chiuri, su directora creativa, han demostrado que es posible transmitir la esencia y la emoción de un desfile habitual a través de una pantalla a miles de kilómetros de distancia con un espectáculo que ha vinculado las raíces de la diseñadora a sus nuevas creaciones, con música y baile. 

La firma francesa ha presentado Dior-Cruise 2021 en la Piazza del Douomo de Lecce (Plugia-Italia), el lugar de donde proviene Maria Grazia Chiuri, a puerta cerrada. Una idea que partió mucho antes de que sucediera la pandemia y que finalmente se ha podido llevar a cabo sin público.

La diseñadora ha construido un espectáculo de luz con una tradicional construcción de luminarias, compuesta por 30.000 bombillas, con el fin de albergar "un diálogo entre culturas y tradiciones", poniendo en escena imágenes rituales.

Una magnífica composición, realizada por la artista multidisciplinar Marinella Senatore, con un templete central que acogió a la orquesta -con músicos con mascarilla- y a las intérpretes que han trasladado emoción y sentimiento a los bailarines de la Fundación Notte della Taranta, que han acompañado el recorrido de las modelos.

Un decorado rodeado por frases con mensajes significativos como: "I will make everething beautiful around me" ("Haré que todo sea hermoso a mi alrededor") o "We rise be lifting others" (Nos levantamos levantado a los demás"), entre otras. Chiuri ha querido rendir un homenaje a sus raíces con una colección que se inspira en las prendas que utilizaban las mujeres del campo, diseños que, incluso en las piezas de noche, acompaña con una pañoleta para recoger el cabello, piezas pegadas a la tierra de una sorprendente sencillez.

Pichis de rayas que terminan el flecos rivalizan con trajes de chaqueta con shorts y minuciosos vestidos de punto. Las flores son un elemento recurrente en abrigos y vestidos de un rojo intenso, en los que el artista Pietro Rufo plasma un paisaje veraniego, con la naturaleza como protagonista, donde el verde es otro de los tonos más llamativos en faldas y pantalones.

La creadora ha querido rendir homenaje a los artesanos y ha contado con el saber hacer de Tessitura Calabrese en cuyos talleres se cruza "la artesanía y la tecnología" donde se mezclan materias primas como el lino puro, algodón, seda, espiga, rayas, satén Jacquard, encaje rústico, pero también flecos simples o suntuosos, realizados mano.

Piezas multicolores que se dibujan en zig-zag sobre abrigos de lana rectos, diseños de día que conviven con fluidos vestidos de noche de estampación étnica, cada uno de ellos perfectamente complementado con sencillas pero distintivas joyas.

Una colección variada en la que está presente el denim, ni las cazadoras bordadas o el estilo más boho en chalecos ribeteados en pelo o en abrigos ochenteros que cubren veraniegos vestidos troquelados en blanco.

No faltan tampoco los ponchos o los petos bordados sobre camisas, que en otras ocasiones se ciñen a la cintura con corpiños de cuero sobrepuestos y se cierran en el cuello con delicadas gargantillas.

Una colección que se calza en plano con alpargatas o botas de media caña, en un deseo de liberar a la mujer de los tacones en el día a día. "Amando e Cantando" está tejido en la parte posterior de las faldas.

En las redes sociales Maria Grazia Chiuri agradeció a las autoridades y a los artesanos que han contribuido a crear la escenografía su apoyo. "Siempre es un honor volver a casa", ha dicho.

Con información de: Agencia EFE

Te puede interesar