Mindfulness capilar: Tips para practicarlo con éxito en casa

El mindfulness capilar cuida tu cabello y te ayuda a liberar estrés y ansiedad. ¿Quieres saber cómo practicarlo? Estos tips de belleza te ayudarán.

El mindfulness capilar es una técnica que combina los principios de relajación del mindfulness con el lavado del cabello, por ello es una gran alternativa a la que puedes recurrir si quieres cuidar tu cabello y liberar la ansiedad y estrés que estés sintiendo.

Practicar el mindwash en casa puede ser una gran idea para desconectarte de la coyuntura mundial por un momento y centrarte en cuidar tu salud mental. Para realizarlo con efectividad, te brindamos unos tips que debes tener en cuenta para activar tus cinco sentidos y entregarte completamente para relajarte.

Toma conciencia:

Al igual que el mindfulness tradicional, debes tomar conciencia de tu cuerpo general y en este caso en especial, de tu cabello. Se consciente de tu respiración (debe ser un poco pausada) y peina suavemente tu melena de raíz a puntas para desenredarla bien. Observa el color de tu cabello, su textura, el largo y mientras haces esto y lo cepillas, deja de lado los pensamientos que recorren tu mente para estar completamente neutral.

Hazte un masaje craneal:

Masajea tu cabeza, sobre todo tu cuero cabelludo para entrar en ese estado de relajación que crean los masajes, pero también para activar la circulación sanguínea de esta área, hecho que harán que los productos que coloques sean mejor absorbidos. Esto favorecerá para que tengas un cabello más fuerte y brillante. Para hacerlo correctamente, usa las yemas de tus dedos y ejerce más presión en zonas como las sienes, la base de la nuca o la parte frontal.

Doble lavado:

Para practicar el minduflness capilar debes tomarte tu tiempo no solo para que realmente puedas relajarte sino porque deberás lavar tu cabello dos veces. Aprovecha este momento para ti y haz un lavado a profundidad que purifique tu cuero cabelludo. Concéntrate en las sensaciones de este proceso, el aroma de tu champú, la textura de tu cabello, los movimientos y cómo se siente la espuma en tu cabeza y en todo tu cuerpo. Sumérgete en este momento, toma conciencia de tu respiración, disfrútalo y trata de relajarte.

Mascarilla:

Finaliza tu lavado con una mascarilla, aplicándola de medios a puntas y mientras la dejas actuar puedes darte un baño (si tienes bañera) o dejar que la temperatura del agua complazca; cierra os ojos y trata de relajarte y destensa tus músculos. No pienses en otra cosa que este momento y luego retira la mascarilla.

Te puede interesar

SÍGUENOS