6 claves para decantarnos por un estilo de vida 'slow'

Una forma de vida más tranquila y plena para vivir.

Esta filosofía de vida o estilo de vida podría resumirse en una sola palabra: equilibrio.

Actuar rápido cuando tiene sentido hacerlo y ser lentos cuando la lentitud es lo más conveniente.

Ser Slow quiere decir que uno controla los ritmos de su vida y decide con qué celeridad le conviene ir en determinado tiempo. Así se reivindica el derecho a establecer nuestros propios tiempos.

Slow life: vivir plenamente

Una vida apresurada prácticamente tiene grandes probabilidades de convertir en una vida superficial por no decir que es un hecho o solo una antesala.

Al apresurarnos, tocamos a penas la superficie y no logramos establecer un verdadero contacto con el mundo, con nosotras mismas y con las demás personas.

¿Cómo se puede adoptar una vida más tranquila?

El ocio

Sin que nos demos cuenta consumimos ocio rápido, compulsivamente. Es una necesidad por evitar como podamos el aburrimiento que en la actualidad se califica como hastío y como una invención moderna.

Si todos los estímulos nos ponemos nerviosos, entramos en pánico y buscamos lago, lo que sea, para llenar el tiempo. En esta vorágine de medios de comunicación, rica en data, hemos perdido el arte de no hacer nada.

El arte de cerrar las puertas al ruido de fondo y las distracciones, de desacelerar y permanecer solas con nuestros pensamientos.

El trabajo

Millones de personas salen a trabajar y así estén cansadas o enfermas para ser eficientes. Y otros millones son los que no toman las vacaciones que tienen por derecho.

Es una locura toda esa manera de actuar. Trabajar tan duro puede ser malo tanto como para quien lo hace como para la economía. El exceso nos deja menos tiempo y energía para el ejercicio y hace que tomemos alimentos inadecuados.

Incluso la empresa se perjudica aun pudiendo, por sentido común, darse cuenta que se es menos productivo por el cansancio y estrés que deviene en enfermedad. Todo podría mejorar si se entendiera que a menudo trabajar menos significa trabajar mejor.

La familia

Las últimas generaciones de mujeres que fueron criadas en un ambiente donde se les enseñó que poseerlo todo es un derecho y no un deber ha resultado en ser un hecho contraproducente, afirman algunos.

Janice Turner, columnista en The Guardian observó que seguir el estilo de vida lento sería de agrio de descubrir para la mujer moderna: “Es muy cruel para una generación de mujeres cuya educación les lleva al éxito y a tener una actividad incansable durante todo el día descubrir que, al fin y al cabo, la felicidad no consiste en ser la más rápida y la más atareada.

Es una tremenda ironía que la satisfacción suela estribar en ir más despacio: encontrarle placer al cuento a la hora de dormir, en vez de saltarse páginas para hacer una llamada por teléfono”.

El sexo (lento)

La mayoría se podría dedicar a hacer más tiempo el amor. Sin embargo, el mundo está saturado de sexo en los medios de comunicación, pero en la práctica probablemente se le dedique poco.

Trabajar menos horas es una manera de liberar energía y tiempo para dedicarlos a una actividad como esta, como cuando se está de vacaciones.

Pero este tipo de sexo lento, va por despertar poco a poco los sentidos, los corazones, la mirada profunda del uno al otro, ofreciendo una sensación de sentir se completa, en paz y unión profunda.

La mente

Este movimiento necesita de un cambio de la manera de pensar, Se necesita aprender a calmar la mente, a liberarla en algún momento de los continuos estímulos que la empujan y sin parar hacia adelante.

Para llegara este punto lo más idóneo es la meditación. Incluso sobre las mentes más rápidas y estresadas funciona como un calmante y tranquilizante.

El cuerpo

Al practicar yoga trabajamos sobre nuestro sistema nervioso y sobre nuestra energía. Nos ayudamos a desarrollar un estado de ánimo lento.

Nos revitaliza cuando estamos perdiendo salud y plenitud por causa del estrés, ansiedad, enfermedad y exceso de trabajo.

El yoga nos hace más sanos y lentos. 

Ahora sabes que pueden haber alternativas para dejar de ir tan rápido y parar un poco y ver lo que es nuestra vida. Ser es 'slow' es eso, admirar y ver las pequeñas cosas. Poder meditar y reflexionar en ello y seguir con el resto de la rutina sin olvidarnos porqué lo hacemos evitando solo rozar en la superfice.  

Te puede interesar