Hallazgo genético abre sospechas sobre una nueva mutación en el país

La mutación S_E484K se detectó en 5 muestras de Ciudad y Provincia de Buenos Aires. Investigan si tiene relación con la versión del virus hallada en Río de Janeiro.
 

La mutación se llama S_E484K. "S", porque corresponde al gen o proteína S (también llamada "Spike"), una de las —al menos— 27 que codifica al nuevo coronavirus. La "E" y la "K" representan aminoácidos de esa proteína. Y el número 484 no es más que una posición. Allí, en ese punto específico, investigadores argentinos del Proyecto PAIS observaron un cambio, una mutación diferente en esta región del genoma del SARS-CoV-2.

De momento, la modificación fue vista en cinco muestras: cuatro de la ciudad de Buenos Aires y una de la Provincia. El nuevo rasgo hallado coincide con la versión del virus encontrada en Río de Janeiro. Sin embargo, los especialistas son categóricos: por ahora es tan aventurado afirmar que se trate de la variante brasileña como habilitar lecturas especulativas ligadas a una mayor contagio o virulencia del mismo.

Así, mientras aclaran el posible parentesco con la versión del virus detectada en Río de Janeiro (para lo cual, explicaron a Clarín, detallan terminar de secuenciar el genoma completo de las muestras en cuestión, una tarea que podría llevarles entre una y dos semanas), hay una "buena noticia": de más de una centena de muestras analizadas en Santa Fe, la ciudad y la provincia de Buenos Aires, no encontraron rastros de la famosa "variante de Inglaterra", esa de la que se presume una mayor probabilidades de contagio.

Si se probara que la variante de Río de Janeiro circula en Argentina, ¿qué significaría? Más allá de las dudas que algunos científicos tienen sobre la solvencia del concepto "variante brasileña", hay investigaciones que refieren una disminución en la neutralización de tratamientos con anticuerpos monoclonales y suero de convaleciente. Por ahora, son estudios sin resultados certeros.

La tarea que hacen desde marzo es central para el seguimiento de la pandemia: reciben las muestras de hisopados de 43 laboratorios de gestión pública y privada (ubicados en 17 provincias), seleccionan las que son epidemiológicamente representativas y secuencian los genomas, de modo de realizar un seguimiento genómico detallado del avance del coronavirus en el país.

Los cinco casos con una mutación en la región "spike" del genoma del coronavirus fueron detectados gracias a una "técnica de secuenciación parcial que se implementó en diciembre, más expeditiva y rápida" que la que venían haciendo desde marzo, explicó Viegas al diario Clarín.

Porque secuenciar en forma completa un genoma viral no solo lleva al menos un par de semanas sino que requiere recolectar una centena de muestras epidemiológicamente valiosas, con el objetivo de optimizar el enorme gasto (en dólares) que representa la movida, para la cual se requieren reactivos muy caros.

A raíz de la gran preocupación que vino generando la proliferación de casos de coronavirus de una nueva variante detectada en Inglaterra, otra de Sudáfrica y una tercera de Brasil, Viegas explicó que decidieron acotar la tarea que venían realizando y se focalizaron en buscar cambios en ese lugar del genoma: el gen "S", que funciona como un "marcador" útil para emparentar cambios y mutaciones.

¿Qué hallaron? Dejando de lado conceptos alfanuméricos de un código genético críptico para los lectores no especializados, lo que importa es que la modificación observada fue precisamente ahí, en la conocida "spike", pero no es enteramente compatible con los cambios de las variantes de Inglaterra y Sudáfrica, ya que, para que la relación fuera directa, faltó que una segunda posición también se viera modificada.

En cuanto a Brasil, como ya se dijo, resta completar la secuenciación genómica para descartar que haya una relación directa con esa variante descubierta en Argentina. Con información de Clarín.

Te puede interesar