No cumplir cuarentena al llegar al país es un delito penal contra la salud pública

Aeropuerto Internacional Jorge Chávez recibió 1,200 pasajeros por la mañana y espera cerrar el día con 2,500
 

Las personas que no acaten una cuarentena obligada, dispuesta por el gobierno para reducir la posibilidad de nuevos contagios COVID-19, especialmente de las últimas cepas detectadas en el extranjero, incurrirán en un delito penal contra la salud pública, advirtió el Ministerio de Salud (Minsa).

"Es importante que el viajero tenga la sensibilidad de saber que lo que está haciendo es importante para él y su familia. De esta manera evitará exponerse a un mayor riesgo. Si incumple con lo establecido en una norma legal, estaría sujeto a un problema penal", precisó Rigoberto Robles, Director de Sanidad Internacional de la Dirección Regional de Salud del Callao, en entrevista con Andina Al día. 

El especialista explicó que los viajeros que no cumplan con el aislamiento obligatorio, ponen en riesgo la salud pública del país que en este momento lucha contra la pandemia, incurriendo en un delito que tiene sanciones ejemplares.

Decreto Supremo Nº 207-2020-PCM

Según el Decreto Supremo Nº 207-2020-PCM, que establece medidas sanitarias para prevenir la propagación en el territorio nacional de nuevas variantes del virus SARS-CoV-2, la Ley General de Salud, establecen que la autoridad de salud del nivel nacional es responsable de dirigir y normar las acciones destinadas a evitar la propagación y lograr el control y erradicación de las enfermedades transmisibles en todo el territorio nacional, ejerciendo la vigilancia epidemiológica e inteligencia sanitaria y dictando las disposiciones correspondientes. 

Su responsabilidad incluye, además, la Vigilancia y el Control Sanitario de las fronteras, así como, de todos los puntos de entrada (puertos marítimos, aéreos, fluviales, lacustres o terrestres) en el país, debiendo los servicios de sanidad internacional regirse por las disposiciones de esta Ley, sus reglamentos y las normas técnicas que dicte la autoridad de salud de nivel nacional, así como los tratados y convenios internacionales en los que el Perú es parte. 

"Si una persona no cumple lo establecido en una norma va a generar un riesgo para la salud pública, lo que lógicamente sería un delito, donde debe quedar claro se trasciende el derecho personal", sostuvo durante la entrevista.  

Rigoberto Robles, además, indicó que, al llegar al territorio nacional, toda persona debe llenar su declaración de salud de viajero, en el que se debe indicar claramente la dirección y el teléfono donde se le podrá encontrar y monitorear durante las dos semas siguientes.

 

En cuanto a las personas, cuyo destino final es en provincia, dijo que tendrán que quedarse obligatoriamente en Lima en cuarentena por dos semanas, ya sea en un hotel que ellos determinen y deberán costear, un familiar o de lo contrario ir a la Villa Panamericana. 

Hasta el momento van 1,200 pasajeros que llegan a Lima y se espera el arribo de 2,500 durante el día. Ninguna persona ha decidido quedarse en la Villa Panamericana. La mayoría está optando por su domicilio o la casa de un familiar.

Monitoreo constante

En tanto, el funcionario de la Diresa Callao comentó que su departamento cuenta en este momento con el apoyo de 85 personas, quienes se reparten el control de todos los pasajeros. 

"Tenemos personal de salud que está verificando dos cosas: la prueba molecular dentro de las 72 horas y su declaración de viajero. Se está verificando además si la dirección que ha puesto en la declaración jurada coincide con la dirección donde se le hará seguimiento, porque hay muchas personas que han puesto direcciones distintas", detalló.

En otro momento, explicó que los viajeros deben ser escrupulosos en el monitoreo de su progresión respiratoria, así como cumplir con el distanciamiento social e higiene de manos.

"Es importante que el registro de datos que se hace en la declaración jurada sea verídico porque la información que se recabe (en el monitoreo) se transmitirá al centro nacional de enlace, que a su vez la derivará a los establecimientos de salud de las jurisdicciones donde los pasajeros cumplen la cuarentena", argumentó el servidor público.

Indicó, además, que con el apoyo de estos centros se verificará el cumplimiento de las cuarentenas y ofrecer un tratamiento oportuno a quienes podrían estar infectados con la COVID-19.

Nadie baja de cruceros 

El doctor Robles sostuvo que hasta el momento ningún crucero está autorizado de ingresar en el país y que las embarcaciones que sí lo están haciendo son buques de carga. 

"Sus tripulantes por lo general realizan sus actividades en la embarcación, no bajan. Las que lo hacen pueden tener algún problema de salud que es previamente evaluado por la autoridad de la nave. Si es necesario dar una referencia, se hace de acuerdo con los protocolos vigentes", comentó. 

En las últimas semanas, están llegando al Callao entre 10 a 15 embarcaciones por día, las cuales son monitoreadas en la bahía, donde el personal médico y sanitario hace una inspección rigurosa. Ningún tripulante baja al puerto. 

Rigoberto Robles, finalmente, pidió a las agencias de viaje que recuerden a los viajeros que los desplazamientos que se realicen al Perú durante estos días deben ser estrictamente necesarios, porque todos los pasajeros deberán quedarse en aislamiento durante 14 días, para que evalúen bien dicha decisión.

Te puede interesar