San Marcos: Crean galletas con chocho y habas para vencer a la anemia

Este innovador producto busca proteger la salud de menores de edad, mamás gestantes y lactantes.

El proyecto “Deli chocho nutritivo y delicioso” dirigido por Silvia Quispe Rodríguez, ingeniera de sistemas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), consiste en elaborar nutritivas galletas a base de chocho o también conocido como tarwi, un superalimento que posee un alto contenido de calcio y hierro.

Con este producto se busca contribuir en la batalla contra la anemia de los niños y niñas en nuestro país, así como la descalcificación de las madres gestantes y lactantes.

Este proyecto ocupó el segundo lugar del programa de emprendimiento 1551 Warmi promovido por la Incubadora de Empresas Innovadoras de UNMSM.

Según explicó la ingeniera y madre de tres niños, el producto con un exquisito sabor, ha sido enriquecido con el chocho que se cultiva en Cajamarca y en otras partes de la zona andina del país; además contiene habas que proporcionan mucho hierro.

“A pesar de ser muy económico, el chocho no es muy valorado por la población de Cajamarca porque desconoce su valor nutritivo. Actualmente, se ofrece solo en una presentación con limón y culantro en una bolsita”, refirió Silvia Quispe, que junto a una compañera del taller Warmi, desarrollaron este producto innovador que se encuentra en fase de prototipo.

Casos de anemia y desnutrición en el Perú

Al lamentar que la anemia y desnutrición siguen siendo problemas álgidos en el país que afectan a las familias más pobres, señaló que el departamento de Cajamarca ocupa el tercer lugar en el Perú, con un 32% de desnutrición crónica en niños menores de cinco años.

Por ello, su proyecto, además de contribuir con esta problemática de salud, también se orienta al apoyo de los productores cajamarquinos que cultivan chocho y habas, y el resto de insumos artesanales de las galletas también se producen en ese lugar.

El otro factor, es buscar que el producto llegue a los más necesitados, como orfanatos, postas médicas. Es por ello que ha considerado que grandes empresas, como las que manejan proyectos mineros en la zona, adquieran las galletas para poder distribuirlas en los lugares donde existe la población que requiere una alimentación nutritiva.

La idea está, la propuesta de valor, pero la meta de Silvia Quispe es que su idea se convierta en un negocio a gran escala; por lo que viene conversando con la asociación de productores de chocho para que hagan suyo el proyecto y lo desarrollen.

Te puede interesar

SÍGUENOS