Investigadores revelan que luz ultravioleta puede destruir la COVID-19 en solo seis segundos

En Estados Unidos, los especialistas ya empezaron las pruebas con luz ultravioleta para eliminar residuos de COVID-19 en espacios públicos. 

Un reciente estudio científico de la Universidad de Boston en Estados Unidos arrojó que la luz ultravioleta ayuda a destruir casi por completo al coronavirus.

La empresa Signify, líder mundial en iluminación profesional, compartió detalles de la investigación hace pocos días en su portal web. Este método para erradicar la COVID-19 ya es utilizada para desinfectar lugares en Europa. También, las pruebas con luz ultravioleta comenzaron en el estado de Nueva York, Estados Unidos.

“Los resultados de nuestras pruebas muestran que expuestos a una dosis específica de radiación UVC, los virus se desactivaron por completo: en cuestión de segundos ya no pudimos detectar ningún virus”, mencionó Anthony Griffiths, profesor asociado de microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Elimina el virus en seis segundos

Los investigadores e integrantes de los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la casa de estudios trataron el material inoculado con diferentes dosis de radiación UVC de Signify y determinaron que la reducción del coronavirus es del 99 % en seis segundos.

“Estamos muy entusiasmados con estos hallazgos y esperamos que esto acelere el desarrollo de productos que puedan ayudar a limitar la propagación de la COVID-19”, agregó.

Sin embargo, el director ejecutivo de Signify, Eric Rondolat, explicó que se trata de "una medida preventiva" y en el futuro podrían desinfectar de esta forma los colegios, oficinas, hospitales, almacenes y plantas de fabricación.

“Es una medida preventiva, lo que significa que estamos desinfectando objetos, entornos, superficies y el aire”, aseveró.

Efectos secundarios de usar luz ultravioleta

Según medios españoles, el Ministerio de Sanidad advirtió ayer 26 de junio sobre el uso de los rayos ultravioletas para la desinfección de la COVID-19 en el aire o superficies, pues causa daños en la vista, en la piel o irritación de las vías respiratorias.

Finalmente, la institución reconoció que puede reducir el coronavirus en el ambiente, pero “se desconoce” si lo reduce lo suficiente para que cumpla su objetivo mayor.

Te puede interesar

SÍGUENOS