Remedios caseros para reducir las asperezas de los pies

El endurecimiento de los pies es un mal bastante común, por ello, nosotros te presentaremos estos remedios caseros para tener la piel tan suave como la de un bebé.

Los talones y los dedos de los pies están en constante roce con los zapatos, el suelo y las medias, es por ello que la piel suele sufrir enrojecimiento y endurecimiento. Eso podría dar un mal aspecto y no se ve nada estético ni higiénico.

Si quieres que tus pies queden tan suaves como la piel de un bebé, nosotros te dejamos algunos remedios caseros que te podrían ayudar.

IMPORTANTE

Wapa, recuerda siempre consultar con un especialista, antes de usar estos remedios caseros. Todos tenemos diferentes organismos y reaccionan de manera distinta.

1.Vinagre de manzana

-En una taza llena de vinagre de manzana, colocamos y remojamos un pedazo de pan.
-Después del primer paso, aplicamos con la rebanada de pan sobre la piel endurecida de cada pie.
-Tapamos esta parte con un trapo o toalla y dejamos que trabaje durante toda la noche.

Cuando nos despertamos echamos crema humectante para terminar con el proceso.

1

2.Aceite de oliva o vaselina

-En un bol con agua tibia, colocamos nuestros pies por 20 minutos.
-A continuación, secamos con una toalla y con una lima o piedra pómez nos deshacemos de la piel muerta.
-Una vez que terminemos con este proceso, mojamos nuestros dos pies con aceite de oliva o vaselina y los cubrimos con las medias.
Si lo deseamos podemos dejar que el remedio actúe toda la noche.

3.Exfoliante de limón azúcar y miel

-Uno de los tratamiento de exfoliación más eficaces es el de la miel, el azúcar y el limón.
-Para empezar con este remedio casero debemos unir cada uno de los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea.
-Una vez que tengamos nuestra crema, podemos aplicarla en nuestros pies. La cubrimos con una bolsa de plástico y envolvemos con una toalla.

Esperamos 20 minutos y observaremos que nuestros pies tendrán una sensación de suavidad.

l

Te puede interesar