"Es imposible aplanar una curva del coronavirus si la población no participa"

La periodista y antropóloga peruana, Patricia Castro, desde China cuenta cómo el “gigante asiático” afronta al coronavirus.

Es imposible aplanar la curva del coronavirus si la población no participa en la solución de la crisis, aseguró la periodista y antropóloga peruana Patricia Castro Obando desde China, país donde se originó el brote de COVID-19 a finales del año pasado.

“Aquí la población colabora muchísimo en las acciones de rastreo del virus y participa activamente, por supuesto, para solucionar la crisis”, comentó la periodista, al referirse al cumplimiento de medidas preventivas como la cuarentena, el uso de las mascarillas y el control de temperatura.

En China, el primer brote de coronavirus se declaró en diciembre en la ciudad de Wuhan, donde se impuso una rígida cuarentena que duró de enero a marzo; sin embargo, las restricciones de tránsito, comercio y viajes comenzaron a levantarse en abril, con las cifras de contagios y fallecidos ya bajo control.

Cuando uno compara las respuestas de la población frente al covid-19 en China y en Perú hay tres factores a considerar, añadió Patricia Castro: “El primero es el factor sociocultural; el segundo, el político; y, finalmente, el factor económico-tecnológico, que en China está bastante desarrollado”. 

La disciplina de las personas para acatar y respetar medidas preventivas pertenece a ese primer componente sociocultural, precisó Castro Obando, doctora en Antropología con especialidad en cultura china y residente en el “gigante asiático” desde hace 15 años.

Es complicado tratar de establecer comparaciones, son dos realidades que podrían parecer hasta opuestas, opinó la periodista, entrevistada desde Beijing en el programa Andina al Día de Andina Canal Online.

"Pero me parece que hay un elemento muchísimo más importante, que es el factor de la experiencia", agregó, al recordar el brote del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) con el que China y los países asiáticos tuvieron que lidiar intensamente en el 2003.

“La experiencia del SARS ha quedado marcada en las personas, tanto que la población es ahora muy participativa, colabora muchísimo en todo el rastreo del virus y participa activamente para tratar de solucionar esta crisis”, relató.

"En consecuencia, allí tenemos una diferencia basada en la experiencia; esta es la primera vez que Perú se enfrenta a un problema tan serio, de alcance mundial; China, en cambio, ya ha tenido una experiencia bastante parecida", comentó Castro Obando.

Apoyo de la población es fundamental

Con una población de 1,400 millones de habitantes, “las autoridades chinas no podrían hacer tanto si no tuviesen el apoyo de la gente”, enfatizó, al precisar que tras el reciente rebrote del nuevo coronavirus en Beijing ya se han tomado alrededor de 400,000 pruebas de descarte y aplicado cuarentenas focalizadas. 

“Es imposible aplanar una curva si la población no participa. Pero, en este caso, ya sabemos por qué: la gran experiencia china del SARS, una epidemia que, al final, no fue derrotada (por la ciencia). Sino que un día solo desapareció: las cifras comenzaron a caer y allí empezó la recuperación de China y de Asia”.

(Con información de Andina)

Te puede interesar

SÍGUENOS