Crean "Masi", un ventilador mecánico que funciona sin electricidad para pacientes COVID-19

Ingenieros de la PUCP en alianza con las empresas Brein, Diacsa, EaTech y Zolid, lograron crear un proyecto en beneficio de pacientes COVID-19 que ya cuenta con la aprobación de Digemid.

El Estado de Emergencia ha permitido que las instituciones educativas, de salud y empresas privadas sumen fuerzas para combatir la crisis del coronavirus en nuestro país.

Una de esas iniciativas es “MASI”, el proyecto creado por un equipo de ingenieros de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y de las empresas aliadas Brein, Diacsa, EaTech y Zolid a mediados de abril, con el propósito de contar con ventiladores mecánicos para pacientes afectados con la COVID-19.

Luego de pasar por varios procesos de validación, la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (DIGEMID) autorizó su fabricación y uso.

¿Cómo funciona MASI?

MASI, palabra quechua que significa «compañero», es el nombre con el que se ha bautizado a este ventilador mecánico que cuenta con una bolsa inflable automatizada interna que va recopilando data del paciente con el fin de decidir cómo brindarle la respiración correcta. Además, tiene una pantalla que muestra las especificaciones de presión, flujo y volumen.

MASI tiene baterías internas que le permiten al equipo seguir funcionando, aunque exista un corte eléctrico.

Este ventilador mecánico cuenta con alarmas sonoras, visuales e inalámbricas para que el médico reciba alertas por mensajes de texto o en una plataforma Web a través de su celular. Otra novedad es que el ventilador puede ser 100% esterilizado.

Este equipo multidisciplinario de profesionales que unen esfuerzos de la universidad y la empresa, producirán inicialmente 200 equipos que tienen como objetivo combatir la crisis del coronavirus en nuestro país. Para ello, se ha recaudado más de US$ 850 mil desde el sector empresarial, de los cuales US$ 500 mil fueron donados por ISA REP; lo que representa el financiamiento de 100 ventiladores MASI.

La expectativa del grupo es que más empresas privadas puedan sumarse a esta iniciativa sin fines de lucro para lograr la meta de construir 1,000 ventiladores MASI. 

Te puede interesar

SÍGUENOS