Abuelo con alzheimer toca su armónica y se emociona por los aplausos desde los balcones

Desde España, un anciano, envalentonado por los aplausos que caen desde los balcones, toca su armónica al pensar que está en un gran concierto.

Un anciano, oriundo de Alemania pero que vive en España, identificado como Hermnann Schreiber conmovió a grandes y chicos desde el balcón de su departamento, en plena pandemia que se vive por el coronavirus.

Hermnann padece de alzheimer y, ante los acostumbrados aplausos que caen desde todos los edificios de la ciudad de Vigo, comienza a tocar su armónica al pensar que las ovaciones son para él.

Él convive con su esposa, que también sufre de alzheimer, y la mujer encargada de cuidarlos, Tamara Sayar. Esta última ha confirmado la realidad que vive en la cabeza de Hermann, la de sentir que todas las personas salen hasta sus balcones para escucharlo tocar y llenarlo de aplausos.

Todos los residentes salen a las 8 de la noche para brindar palmas a médicos y enfermeras que, en medio de la emergencia sanitaria, cumplen una ardua labor al atender a los cientos de pacientes infectados con coronavirus. Pero para el anciano, la ovación es toda suya.

“No sé si he creado un monstruo, porque ahora Hermann ensaya todo el día”, cuenta emocionada la cuidadora de los ancianos, y resalta el profundo cariño que siente por el intérprete que aún en el desconcierto de la población española, no se detiene. Ella define al adulto mayor como “simpático, muy sensible, de emoción fácil”.

Un video compartido en redes sociales demostró el entusiasmo del anciano para brindar a su ‘público’ un concierto a su altura. “Pedazo concierto Hermann, ¿ves? Te has puesto nervioso. Mucho público, yo entiendo”, se escucha decir a Tamara, quien graba cada una de sus presentaciones y las comparte en internet.

Al término del recital, el abuelo se une a las palmas junto a su inseparable armónica. Y para que no olvide lavarse las manos, como medida importante de prevención, Tamara ha colocado un enorme cartel dentro de la casa en donde está escrita la recomendación, acompañado del dibujo de un hombre muy parecido a su músico favorito, Hermann Schreiber.

Te puede interesar