Lorena Álvarez: “En el periodismo nos toca poner la luz sobre las cucarachas”

Primero Muerta’, segundo libro de la periodista Lorena Álvarez fue presentado en la FIL 2019, a un año de la publicación de su primer libro ‘No te mato porque te quiero'.

Lorena Álvarez, periodista, escritora y conductora de noticias vuelve a la Feria Internacional del Libro (FIL) en su edición N° 24 para presentar su segunda y más reciente publicación ‘Primero Muerta. Asesinos de mujeres en el Perú’, denominada por ella como un thriller periodístico.

En este segundo libro Álvarez tiene un enfoque distinto que en el primero en donde cuenta parte del gran problema que enfrentan las mujeres víctimas de violencia de género o abuso al encarar al sistema de justicia y en el que incluye también su propia experiencia que dio título a su primera publicación “No te mato porque te quiero”.

Trabajo de investigación periodística

En esta segunda publicación Lorena hace un trabajo de investigación periodística para contar con historias el trasfondo de los casos de agresores y feminicidas en el Perú.

Un trabajo en donde a través de las historias de cada agresor, peritajes psicológicos, datos y cifras estadísticas perfila la mente de los criminales y traslada esa realidad de forma que cualquiera pueda conocerla y entenderla.

La presentación de ‘Primero Muerta’ en la FIL fue hecha a sala llena y contó con la presencia de Hugo Ñopo, economista Jefe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Periodismo en tiempos de feminicidios

La periodista destacó y agradeció el interés de los asistentes e hizo un llamado a sus colegas para cubrir de forma distinta los casos de feminicidio.

Contemos las historias más allá de lo que ya acabó”, dijo durante la presentación.

También recomendó no recordar aquellos hechos específicos que marcaron un antes y un después en la vida de las víctimas.

No recordar el cilindro, el bus quemándose, el arrastre, pues re victimiza a las víctimas”, dijo, al manifestar cómo se suele cubrir la noticia en casos de violencia de género y feminicidios.

Nunca acaban de ser víctimas”, agregó para finalizar su llamado a cambiar la manera de hacer periodismo.

Además, la escritora conversó en exclusiva con Wapa.pe para contar a profundidad sobre el trabajo de investigación y los casos de feminicidio tocados con sus diferentes aristas en el libro.     

¿Por qué un segundo libro como este es necesario en este momento en el Perú?

El primero es un libro que aborda la violencia de género mirando el sistema de justicia.

Este nuevo libro lo escribo mirando a los feminicidas porque creo que no había uno desde una perspectiva más periodística, contando historias, haciéndonos preguntas.

Había muchos libros académicos, pero a veces suenan lejanos o difíciles de entender, en cambio un libro periodístico que pueda permitir que la gente a partir de historias pueda reconocer el caso.

Reconstruir la vida del feminicida y en el fondo tocar el tema de la salud mental que está tan abandonado en el Perú y que urge priorizar.

¿A quiénes va dirigido este libro?

Me encantaría que todas las autoridades lo lean, así como leyeron No te mato porque te quiero.

El periodismo tiene la facilidad de ponerle rostro a los problemas.

No es un libro de psicología, criminología, antropología, pero es un libro que recoge diferentes enfoques, análisis, estadísticas y cifras para contarte una historia.

Al final son 6 historias de 6 hombres que mataron mujeres porque las odiaban por el hecho de ser mujeres.

¿Qué has visto tú y según la investigación que caracteriza a estos hombres?

Creo que la sociedad nunca se hizo cargo de ellos, de cuándo empezaron a mostrar esos rasgos agresivos, psicopáticos, misóginos, machistas.

No tuvieron las herramientas desde la sociedad para ser detectados y para ser recuperados.

¿El feminicida nace o se hace?

Yo no creo que nazcan así, yo creo que depende mucho de cómo la sociedad los moldea, de cómo la familia participa en esta educación. La escuela se olvida de ellos y termina siendo un alumno más.

En el trabajo realmente no les importa con tal de que cumpla con su trabajo, no lo miran más allá.

Creo que debemos empezar a tomar conciencia, que, así como tenemos que hacernos cargo de las víctimas también debemos responder por esos feminicidas. ¿Por qué se convirtieron en asesinos?

¿Existen diferencias entre un agresor con un problema de salud mental y uno que lo hace de manera premeditada?

Yo creo que todos tienen un problema mental porque una persona sana no mata a otra.

Pero tenemos que entenderlo no como en inimputabilidad o sentir pena o victimizarlo. Es responsable de sus actos y merece la máxima sanción.

Pero hay que buscar entender qué pasó en esa cabeza para planificar un crimen de una manera cruel y matar a una mujer por odiarla. ¿Por qué decides odiarla?

No matan a su vecino hombre, no agreden a sus hijos necesariamente. Está focalizado en la mujer. ¿Por qué?

Yo creo que hay que mirar la salud mental para poder detectarlos y rescatarlos a tiempo.

No podemos cerrar los ojos a la realidad, tenemos que hacer algo porque finalmente ellos conviven con nosotros.

¿Hay un mal entendimiento en cuanto a lo que se entiende por feminicidio y feminicidio infantil? Según las cifras y los casos que pones en el libro ¿A qué se le debería dar prioridad?

Es un tema de prejuicios. Entendemos por feminicidio como un hombre que mata a una mujer por su condición de serlo.

Y entendemos mujer como "adulta" cuando mujer es el género, en la realidad y el que deberíamos estar entendiendo independientemente de la edad.

Al separar el contador y tener niñas, por un lado, adultas por otro, no terminas de darte cuenta que el problema es mucho más grave.

Y hoy en día el tema de la violación a las niñas, de los embarazos de las niñas, producto de una violación -muchas veces por su entorno más cercano- no lo estamos resolviendo.

Se entra en teorías de no hablar de la educación sexual o salud mental y con todos esos temas que no se quieren hablar; las mujeres -sin importar su edad- se siguen muriendo.

¿En cuánto afecta que se siga teniendo hermetismo o que no se termine de decidir desde las instituciones y autoridades estatales, implementar en el currículo educativo estos temas como medida preventiva?

Creo que hay gente interesada en mantener ignorante a la gente, y que no tenga acceso a la educación correcta.

Porque esa gente que discute y se inventa esta palabra "ideología" de género, que no existe. Lo que existe es enfoque de género.

No existe esa idea de homosexualizar a la gente, esas son fantasías animadas de ayer y hoy.

Pero ¿qué quieren? Mantener ignorante a la gente, mantenerla con temor. Quieren gente ignorante porque en el fondo quieren acceder a la política.

Y ¿a quiénes quieren mantener ignorantes?

A los que van a escuela pública porque todos los que trabajan en esos organismos tienen a sus hijos en escuela privada, y en escuela privada si les enseñan métodos de protección, si les enseñan todo lo que no quieren enseñarles a los otros.

Es igual en el tema del aborto. Se habla del aborto terapéutico y aborto en casos de violación y dicen "No, la vida...", pero ¿quiénes son los que abortan y terminan muriendo?

Las que no tienen acceso económico, los pobres de este país. Las que se mueren son las que no tienen plata, porque la clase media y alta paga su aborto seguro y no pasa nada.

Entonces son ganas de mantener al pueblo ignorante.

Y la familia ¿qué papel juega?

El enfoque de género no te sirve en la educación si no lo trasladas a la familia. De qué te sirve que en la escuela te digan: no le pegues a tu madre, no estereotipes a la mujer.

Y en tu casa, estereotipas.  Al final uno aprende del ejemplo. La familia tiene que cumplir un rol educador también, el colegio no tiene que hacer toda la chamba.

¿Cómo defines este libro y lo ubicas en una biblioteca para una familia o para un colegio o entidad?

Yo creo que puede ser un libro de referencia, un libro de consulta que lo pueden leer todos y que eso hace que sea importante que se conozca, que sea importante difundirlo.

Yo lo defino como un thriller periodístico, digo thriller porque asusta y periodístico porque todo lo que digo aquí es real.

Entonces asusta saber que toda esta gente convive entre nosotros, pasó desapercibida mucho tiempo, incluso con antecedentes, trabajando, pagando impuestos y ¿por qué no sabíamos que existía?

Este libro logra poner evidencia el trasfondo de las historias de agresores que no conocíamos más allá de sus nombres y las victimas y es algo bueno para el lector y la gente, pero también se te criticó y género que recibas acoso en redes ¿Qué opinas de esto?

El acoso tiene que parar en algún momento. La gente te muestra su odio y demuestra sus propias frustraciones y piensa que es inimputable a través de una computadora.

Además, demuestra el miedo que le tiene a la verdad, a que la verdad se sepa. Porque en el periodismo -como leí en un artículo- nos toca poner la luz sobre las cucarachas, para que huyan.

Entonces yo estoy poniendo luz no solo a la cucaracha llamada feminicida sino a la cucaracha machista que no quiere que este libro se sepa, que no quiere que contemos la verdad.

Creo que el ataque en redes ninguno descalifica lo que he escrito, porque te podría gustar lo que escribo o no y es perfectamente válido, pero este libro más allá que tenga mi nombre en portada no tiene nada que ver conmigo, porque trata de 6 feminicidas y yo muerta no estoy.

Yo estoy viva porque sobreviví a un hecho que se contó en el primer libro, pero ya acabó.

Al final yo les agradezco porque lo único que hicieron fue lograr que el libro genere mayor expectativa.

Su frustración acabó siendo un combustible para la mucha gente que no había escuchado del libro, que no sabía que yo había escrito uno y dijeron "este tema me interesa, voy a comprarlo".

Al final yo no quiero decir que toda publicidad es buena, porque si te afecta que te insulten, que te agredan, que te ofendan 'los bloqueo' pero creo que en el fondo su temor a la verdad hace que con más rebeldía se conozca.

Te puede interesar

SÍGUENOS