Mamás primerizas pueden tardar hasta 6 años en volver a dormir bien

La llegada del nuevo bebé trae muchas alegrías, pero también significa que dormir será casi imposible.

La mayoría de las mamás primerizas tiene una pregunta que siempre se ha mantenido en el tiempo como uno de las grandes dificultades o retos a la hora de ejercer por primera vez la maternidad: hacer dormir al bebé.

Lo cierto es que no hay reglas para estandarizar el comportamiento de un bebé ni cómo hacerlo rápido desde el comienzo, ya que no hay horarios establecidos y pueden ser semanas o meses sin llegar a una estrategia o solución.

También hay que tener en cuenta que todo bebé es distinto y se adapta al mundo de forma diferente.

Encuesta y estudio científico

Una encuesta de Owlet Baby Care, reveló que casi la mitad de los padres primerizos o con hijos de seis meses o menos tienen una o tres horas de sueño interrumpido por noche.

Y el estudio que Oxford University Press publicó en nombre de la Sociedad de Investigación del Sueño indicaba que la duración y satisfacción del sueño llega a su punto más bajo durante los primeros 3 meses después de tener un bebé e incluso seis años después, el sueño de los padres todavía no se había recuperado por completo.

El sueño de mamá comparado con el de papá

De acuerdo con el estudio, las mujeres presentaban una disminución del promedio de sueño de 62 minutos por noche, a comparación que los hombres, quienes dormían alrededor de 13 minutos menos.

La lactancia materna se asoció con una reducción algo mayor en la calidad y satisfacción del sueño de las madres.

Sueño recuperado en el tiempo

Se conoce gracias a los estudios que seis años después del nacimiento de los bebes, las mamás aún seguían durmiendo 20 minutos menos y los papás dormían menos que de llegara el bebé.

Recomendaciones

Los expertos del Departamentos de Psicología de la Universidad de Warwick, comentan los hijos pueden significar una fuente de alegría, sin embargo, se debe tomar en cuenta el aumento de las demandas y responsabilidades que esto implica.

Tener en cuenta que la llegada de un bebé significa una disminución en la calidad del sueño incluso 6 años después, es un dato imprescindible que toda pareja debería considerar.

Además, a esto se le debe agregar los factores que podrían hacerlo más complejo o demandante como la edad, los ingresos familiares, la paternidad compartida frente a los padres/madres solos también influye en el tiempo, calidad de sueño y la pronta recuperación.

Te puede interesar

SÍGUENOS