• https://wapa.pe/mujer/1440836-premios-wapa-2019-pink-boots-cerveceras-unidas-empoderamiento

Pink Boots: romper estereotipos para el empoderamiento femenino

Pink Boots Society empodera mujeres promoviendo su crecimiento en el mundo de la cervecería artesanal y rompiendo estereotipos.

La Pink Boots Society es una asociación que reúne a mujeres profesionales de la industria cervecera de distintas partes del mundo y desde el 2018 tiene una filial en Perú. Su objetivo es inspirar y apoyar a mujeres interesadas en el mundo de cerveza, ya sea que quieran iniciarse en la producción, potenciar sus negocios en funcionamiento o compartir conocimientos vinculados a la industria.

La asociación está permitiendo ganar espacios para las mujeres en un sector históricamente dominado por hombres, promoviendo la presencia femenina en festivales cerveceros, ferias y otras actividades. También apoya a mujeres que se desarrollan en actividades afines como la sommelería, la cata especializada o el márketing y promueve la capacitación profesional de sus integrantes.

  NO TE PIERDAS: El compromiso de la moda

NO TE PIERDAS: El compromiso de la moda

La asociación es parte de un potente movimiento femenino que, tras consolidarse en Norteamérica, ha empezado a expandirse rápidamente por todo el mundo. Conoce a las pink boots peruanas.

¿Qué es Pink Boots?

Alina Santos: Es una asociación que busca sacar a la luz el trabajo de muchas mujeres que forman parte del sector cervecero, que pareciera ser masculino pero que, en realidad, requiere de muchas manos femeninas. Nace en EE.UU. en el 2007 y ahora cuenta con más de 1800. En Perú somos más de 30.

Silvia de Tomás: Pink Boots permite que las chicas que se dedican a la cerveza pueden juntarse, agruparse y aprender unas de otras. La asociación fomenta la unión. Aquí la competencia es en armonía y solidaridad.

Vanja Vera: Y no solo somos productoras. Tenemos abogadas, personas en ventas, logística, márketing, etc. La idea de Pink Boots es fomentar la cultura cervecera en cada país y destacar que las mujeres también movemos la industria.

¿Cómo ayuda Pink Boots a otras mujeres cerveceras?

Alina Santos: Pink Boots tiene programas de capacitación, seminarios y cursos especializados en todo el mundo. Las miembros de Pink Boots pueden aplicar a estos programas o cursos y ser parte de ellos, aprovechar las becas.

Ximena Gloria: La industria cervecera tiene mucha ciencia detrás, a veces hay que combinar la pasión que tenemos también con conocimiento y técnica para una buena preparación. Las mujeres cerveceras y todos los relacionados con la industria tenemos que leer mucho y conocer cuales son las nuevas tendencias. Mi papel, desde la ingeniería, generalmente es aportar estos conocimientos científicos y relacionarlos con el arte y la habilidad que tienen las productoras para lograr un producto interesante.

¿Por qué es importante que Pink Boots sea solo de mujeres?

Silvia de Tomás: Es importante que Pink Boots sea solo de mujeres porque somos minoría. En Perú la mayoría de fabricas, los dueños o los socios son hombres. El rubro es muy muy masculino. Entonces, el hecho de solo ser mujeres ayuda a que nos podamos exponer más, trabajar de forma colaborativa e inspirarnos entre nosotras. La idea es que más chicas se avienten a hacer lo que les gusta, que no haya prejuicios, que nos tomen a nosotras como experiencia. Creo que entre nosotras nos podemos apoyar más.

¿Han tenido que enfrentar algún prejuicio?

Alina Santos: Sé que hay empresas que prefieren contratar hombres en vez de mujeres, por lo que ya todo el mundo cree: que las mujeres somos las que tenemos que criar a los hijos, que vamos a salir embarazadas o que somos menos fuertes para cargar sus barriles, sacos de cereales, de cebada, lúpulo… Eso es increíble, tu las ves trabajar como cualquiera y eso es valorable.

Silvia de Tomás: Siento que hay mucho prejuicio, muchas veces se ha intentado sacar cervezas para mujeres porque se creía que a las mujeres no nos gusta lo amargo o el alto volumen de alcohol, que no tomamos cervezas oscuras, etc. Nos consideran como demasiado delicadas. En un restaurante cuando una chica pide una cerveza y un chico pide agua, el mesero mira raro. Y cuando trae el pedido, le da la cerveza al hombre y el agua se lo da a la mujer. Una vez en Brasil pedí una cerveza que tenía 12 grados de alcohol, era negra y tenía mucho cuerpo y mucha espuma, era una Imperial Stout, una cerveza muy intensa… El mesero me preguntó como 3 veces si de verdad me estaba pidiendo esa cerveza y si yo sabía de  cervezas o yo sabía lo que me estaba pidiendo. Entonces yo le dije “sí, sí, dámela por favor”.

Recuerdo que cuando era joven y ayudaba a mi papá en la producción de cerveza o en los cursos que daba sobre el tema, la gente desconfiaba de mí. ¿Por qué? Porque era joven y porque era mujer. Entonces, a lo largo de los años tuve que trabajar mucho en estudiar, leer y viajar para poder demostrar que sabía más que ellos.

Ximena Gloria: De hecho, por ser ingeniera, he tenido que enfrentar estereotipos vinculados a mi profesión. Ya en el mundo de la cerveza en concreto, las personas con las que trabajaba creían que podía aportar en la parte vinculada a los aditivos y la cocción, no tanto en la parte técnica, en la parte industrial.

Vanja Vera: El año pasado tuve la oportunidad de ganar una medalla como la mejor cerveza peruana y quien fabrica la cerveza soy yo, una mujer. Eso chocó un poco en el mundo cervecero. Así vamos, ganando nuestro espacio.

Te puede interesar

X