Las consecuencias de la COVID-19 y los humanos: mono fue captado lamiendo mascarilla usada

Cubrebocas, guantes y protectores faciales han aparecido en todos los rincones de la Tierra. Estos implementos ayuda a las personas a protegerse de la COVID-19, pero no tiene el mismo beneficios para los animales.

Nuestro planeta sufre diariamente los estragos de la contaminación. Millones de toneladas de desechos, que van a parar a mares, bosques y la naturaleza, llegando a los lugares más remotos, donde los que llevan la peor parte son los animales salvajes.

La COVID-19 no solo viene infectando y matando a miles de humanos, sino también a nuestra Tierra. ¿Pero cómo es esto posible si hay menos gente en las calles y menos vehículos? Debido a los implementos de protección como cubrebocas y guantes, que se utilizan apenas una vez y son desechados. 

Todo estos artículos, que sirven para protegerse del COVID-19 y otros males, han visto una explosión en su uso, producto de la pandemia. Básicamente todo el mundo está obligado a usarlos (al menos el barbijo) y gran parte de ellas termina en los lugares donde nunca deberían estar.

(Foto: AFP)

Están demostrando ser un verdadero peligro para la vida silvestre. La fotografías de estos monos jugando con una mascarilla ha generado indignación y asombro en la sociedad protectora de animales. Fue tomada en las colinas de la capital de Malasia, Kuala Lumpur, según reporta la agencia AFP.

No complicado encontrarse con estos implementos botados en las calles, basta salir a caminar y nos topamos con distintos artículos en las pilas de basura. Desde la llegada del virus, las autoridades exigieron su uso para frenar la propagación, pero sin considerar el impacto de estos en el medio ambiente.

(Foto: AFP)

"Las mascarillas no desaparecerán pronto, pero cuando las tiramos, estos elementos pueden dañar el medio ambiente y los animales que comparten nuestro planeta", comenta Ashley Fruno, de la organización PETA, a la agencia AFP.

Toda esta contaminación incrementa el riesgo para la vida silvestre,  ya sea causándoles daño físico o deteriorando sus cuerpos a través de microplásticos, así como también en su salud.

(Foto: AFP)

Implica un daño para la vida marina, tal como ha evidenciado el Instituto Argonauta, a través de la imagen de un pingüino. Fue encontrado en una playa, con plástico en su estómago. 

Del mismo modo ha ocurrido con una joven gaviota en Gran Bretaña, en un incidente que acaparó titulares y generó indignación. Todo esto ha abierto un debate sobre la relación entre el ser humano y el planeta, que como resultado debiese generar conciencia sobre lo que se está haciendo con el 'Globo'.

Te puede interesar

SÍGUENOS