Pareja recolectó fondos para curar a un perro que encontraron en la calle

A través de Facebook, Georgia y Sam mostraron la evolución del perrito Simba luego de haberlo encontrado en la calle con una delgadez extrema y una de sus patitas quebradas.

"La necesidad de uno, es la preocupación de otro", dice aquella frase que enmarca la realidad que sufrió el perrito Simba cuando fue encontrado por una pareja en medio de la carretera. Desde el primer contacto, según detallaron en Facebook, Georgia Harding y Sam Blackburn decidieron poner "stop" a sus vacaciones para salvar a la pobre alma que pedía ayuda.

Los novios, que viven en la ciudad de Liverpool, habían planeado escaparse a la isla de Barbados con la finalidad de terminar con la rutina diaria, sin pensar que en medio del camino sus vidas iba a dar un giro inesperado cuando se toparan con la presencia de un indefenso ser.

Georgia y Sam tomaron su auto y se fueron por la carretera hasta que una extraña presencia llamó la atención de la mujer, quien pidió detener el carro para investigar de qué se trataba. Ambos descendieron del vehículo y se llevaron una triste sorpresa: un cachorro de raza mixta estaba tiritando de frío y apenas podía moverse, además, presentaba una severa desnutrición.

Sin pensarlo, la pareja levantó con mucho cuidado al animal y emprendieron rumbo a casa para atender las necesidades urgentes del perro, al que bautizaron como Simba. Tras una pequeña conversación, los novios hicieron una parada en la veterinaria más cercana para que pudiera hacerle unos exámenes, donde informaron que la mascota debía someterse a una operación porque tenía una pata fracturada.

Por amor a los animales

Asimismo, según revelan en un post de Facebook, también debía recibir alimentación por suero, antibióticos y desparacitación, donde la cuenta ascendió a varios miles de libras esterlinas. Así que Georgia y Sam decidieron recurrir a la creación de un Gofundme para contar la historia de Simba y poder recolectar fondos.

El apoyo de los cibernautas fue impresionante: en un par de días recibieron el aporte de una gran multitud que se enteró de la situación del perrito y no dudaron en aportar su 'granito de arena'.

"Necesitamos una segunda opinión porque los veterinarios dicen que una operación podría reparar su patita, pero esta costaría muchísimo dinero. Estamos bastante aproblemados, porque ya traerlo a casa costó muchísimo dinero. Solo tenemos una oportunidad de hacerlo bien y no podríamos vivir con nosotros mismos si esta no resultara bien", relató Georgia Harding a Liverpool Echo, el cual se replicó en Facebook.

La nueva vida de Simba

Te puede interesar