Kim Jong-un prohíbe a los norcoreanos tener perros como mascotas

Kim Jong-un ordenó a las autoridades de Corea del Norte decomisar a los perros que son usados como mascotas, porque los ciudadanos temen que sean sacrificados y comercializados en el mercado como carne.
 

El dictador Kim Jong-un de Corea del Norte anunció en julio que tener perros como mascotas es una práctica ilegal, motivo por el cual ordenó que en Pyongyang estos animales sean decomisados.

De acuerdo con Daily Mail, para Kim el hecho de tener un can en el hogar es "una tendencia corrupta de la ideología burguesa", y los norcoreanos temen que terminen siendo parte del comercio de carne de perro.

En tanto, la ONU mostró su preocupación e informó recientemente que en Corea del Norte hay una escasez de alimentos por lo que no sería descabellado pensar que están siendo confiscados para el consumo humano.

Hace mucho tiempo en ese país, la carne de perro es considerada un manjar, y aunque esta tradición se ha ido desvaneciendo con los años, aún existen muchos criaderos y granjas que se dedican a la venta de estos animales.

En Pyongyang existen restaurantes que se especializan en la preparación de platillos a base de carne de perro, y la tendencia a consumirla incrementa en el verano en el que se cree que puede proporcionar energía y resistencia.

De forma antidemocrática, los norcoreanos se encuentran impedidos para realizar cualquier tipo de protesta ante Kim Jong-un, pues esto podría ser considerado como un acto de desafío.

Muchas personas se sorprendieron con la medida impuesta por el mandatario. De acuerdo con New York Post, la tendencia a tener perros como animales de compañía comenzó en 1989, precisamente cuando el régimen intentaba mejorar su imagen.

El motivo por el cual el país se encuentra enfrentando una escasez de comida se debe básicamente al cierre de la frontera con China debido a la pandemia. Resaltando que para Pyongyang, Beijing es un gran aliado en el suministro de alimentos.

De acuerdo con la National Post, ante la emergencia la Sociedad Nacional de la Cruz Roja de Corea del Norte con más de 43.000 voluntarios han estado brindando ayuda a las personas afectadas, además de trabajar en la prevención del COVID-19.

Aunque dichos desastres naturales generan grandes pérdidas, el mandatario afirmó que no recibirían ninguna ayuda externa para evitar el contagio del coronavirus.

Te puede interesar