La Yuca, el poderoso aliado contra enfermedades cardíacas, cáncer y las cataratas

Entre otros muchos beneficios, la yuca previene la anemia, mantiene el cutis terso, previene las cataratas y reduce el riesgo de sufrir cáncer.

La yuca, también conocida como mandioca y guacamote, es un tubérculo feculento con cáscara de color café y pulpa de color hueso o blanca, según la variedad y el lugar donde se produzca. Contiene cantidades extraordinarias de hierro, así como la vitamina C necesaria para que tu cuerpo absorba este nutriente.

Este tubérculo también es una buena fuente de magnesio, el cual hace falta para proteger los huesos, el corazón y las arterias, y además es ideal para controlar la presión arterial.

Fuente de hierro

Este mineral es esencial para que las células de todo el cuerpo reciban el oxígeno que necesitan. Los hombres rara vez tienen problemas para cubrir sus necesidades de hierro mediante la alimentación, lo que no ocurre con las mujeres en edad fértil, ya que pierden mucho este mineral debido a la menstruación.

Un bajo índice de hierro se manifiesta con cansancio y agotamiento.  Si este estado se prolonga, puede derivar en anemia por insuficiencia de este elemento.

Actualmente, muchas personas optan por reducir o eliminar el consumo de carnes; lo que puede ser un problema, ya que este mineral se obtiene fácilmente de ellas. 

Las verduras plantean dos problemas cuando se trata del hierro: en primer lugar, no contienen mucho; y en segundo lugar, el cuerpo no absorbe con facilidad el tipo de hierro que ofrecen (un compuesto de hierro que no contiene hemo), a menos que al mismo tiempo se consuma vitamina C.

La buena noticia es que hay excepciones como la yuca, que es una auténtica mina de hierro, aseguran los especialistas.

Media taza de yuca cocinada contiene más de 2 miligramos de hierro; cantidad que equivale al 13 % de la Asignación Dietética Recomendada (o RDA, por sus siglas en inglés) para las mujeres; o bien, al 20 % de la RDA para los hombres.  Además, contiene grandes cantidades de vitamina C – casi 21 miligramos-; es decir, el 35 % de la Cantidad Diaria Recomendada -. De esta manera, el cuerpo absorbe el hierro con mucha más facilidad.

Más beneficios de la yuca

Además de que la vitamina C de la yuca ayuda al cuerpo a aprovechar el hierro, está demostrado que es un nutriente muy poderoso para prevenir las enfermedades cardíacas, el cáncer y algunas afecciones que aparecen con la edad, como las cataratas. También, la vitamina C ayuda al cuerpo a producir colágeno, la sustancia que mantiene tersa la piel. De la misma forma, se ha probado que reduce la duración y la intensidad de los resfriados, así como de otras infecciones virales.

Los poderes curativos de la yuca no se agotan con las vitaminas que contiene, y de esto dan fe los pobladores de algunas regiones amazónicas, en las que se prepara una cataplasma (emplasto) de yuca para tratar los enfriamientos y la fiebre, y para aliviar el dolor muscular. Ellos también tratan la infertilidad femenina con un baño de yuca.

¿Cómo usamos la yuca en la cocina?

Preparar yuca es tan fácil como cocinar papas:

Para pelar la yuca, primero córtala en pedazos de 5 a 7 centímetros. Con un cuchillo para pelar, realiza un corte en la cáscara atravesando las dos capas de la misma, y después separa un pedazo de cáscara, sin cortarla, con la hoja del cuchillo.  Toma el pedazo suelto de cáscara con los dedos y jala para desprenderla.

Corta cada pedazo a la mitad a lo largo y quita la fibra dura que tiene en el centro.
Coloca los pedazos de yuca en una olla honda y cúbrela con agua fría. Deja que rompa a hervir y después baja el calor para mantener un hervor suave y constante.

Luego de 20 minutos, fíjate si la yuca está cocida. Para ello, introduce un cuchillo afilado y delgado en la raíz. Si la penetra fácilmente, el pedazo está listo (no todos los pedazos se cocinan al mismo tiempo, así que lo mejor será que los revises uno por uno).
Escurre y sirve como si fuera papa: en trozos, en puré o aderezada con tu salsa favorita.

Te puede interesar