Principal fabricante de ivermectina revela si previene la COVID-19

Merck Global brindó un comunicado donde explica que su producto no cumple con los requisitos médicos para utilizarse como método preventivo contra el coronavirus

El laboratorio científico Merck Global situado en Estados Unidos (EE.UU.) ha compartido su posición sobre el uso de ivermectina, bajo el nombre de Stromectol, el cual se vende en el país norteamericano. 

"Los científicos de la compañía continúan examinando los descubrimientos de todos los estudios disponibles y emergentes de la ivermectina para el tratamiento de la COVID-19", indica el anuncio publicado el último jueves.

Los científicos a cargo de dicho laboratorio han registrado tres conclusiones que en el comunicado detalla:

1.  No hay ninguna base científica para un potencial efecto terapéutico contra el coronavirus de estudios preclínicos.

2. No existe ninguna evidencia sustancial para actividad clínica o efectividad clínica en pacientes con la SARS-CoV-2.

3. Hay una preocupante falsa de seguridad de datos en la mayor parte de investigaciones.

Asimismo, la compañía estadounidense enfatiza que no estiman que los datos disponibles hasta la fecha respalden la seguridad y la eficacia de la ivermectina.

Cabe mencionar que el stromectol es un antiparasitario mercantilizado en EE.UU. para el tratamiento de la estrondiloidiasis y oncocercosis. "El Stromectol no tiene ninguna actividad contra los parásitos del onchocerca volvulus", remarca el laboratorio en su comunicado.

¿Qué es la oncocercosis?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la oncocercosis, conocida como ceguera de los ríos, está causada por el parásito Onchocerca volvulus, un gusano. La transmisión al ser humano se hace por exposición repetida a picaduras de moscas negras (género Simulium) infectadas. Entre sus síntomas se encuentran prurito intenso, afecciones cutáneas desfigurantes y discapacidad visual, que puede llegar a la ceguera permanente.

Te puede interesar