¿Cómo afecta el gas lacrimógeno y los perdigones a la visión?

El gas lacrimógeno y los proyectiles pueden dejar secuelas permanentes en nuestra visión. Se recomienda utilizar gafas o protectores faciales, llevar agua y gotas artificiales.

Ante las marchas que se han venido llevando a cabo en nuestro país, es importante cuidar nuestra salud desde distintos frentes, siendo uno de ellos la prevención de contagiarse de COVID-19, virus que continúa propagándose en todo el mundo.

Por ello, es importante mencionar que el SARS-CoV-2 también ingresa por los ojos, por lo que se deben seguir ciertas pautas para evitar contraer el coronavirus.

Para el Dr. Juan Carlos Corbera, especialista de Oftálmica Clínica de la Visión, se debe usar en todo momento una mascarilla y a la par utilizar lentes o protectores faciales de un material rígido y resistente como resina o poliuretano. Además, el médico oftalmólogo recomienda no tocarse la cara y llevar alcohol en gel para desinfectarse las manos continuamente.

A su vez, durante estas manifestaciones se han presentado explosiones de gas lacrimógeno o disparos de proyectiles que han afectado gravemente los ojos de las personas que han acudido a estos encuentros. Siendo así, el especialista sugiere llevar los siguientes implementos para proteger la visión durante alguna complicación en las marchas y también para cuidarse del COVID-19:

Agua

Gotas artificiales

Parche ocular de cartón o de plástico

​​​​​​​- Alcohol en gel

​​​​​​​- Lentes o protector facial

​​​​​​​- Mascarilla

Pero, ¿Qué sucede si el gas lacrimógeno o los perdigones afectan la visión?

"El gas lacrimógeno o el gas pimienta pueden ocasionar lesiones oculares como una conjuntivitis irritativa, uveítis (inflamación más severa e interna del ojo), hifema (sangrado interno ocular), glaucoma, catarata, neuropatía del nervio óptico, entre otras enfermedades de la visión", precisó el Dr. Corbera.

Si una persona percibe el ingreso de estas sustancias tóxicas en sus ojos deberá recurrir a un espacio libre y echarse abundante agua en los ojos. También se sugiere aplicar las gotas artificiales para limpiar la zona ocular.

En caso no tenga las gotas, deberá parpadear para provocar el lagrimeo natural y eso pueda ayudar a limpiar. Luego de haber podido salir del lugar, se deberá acudir de inmediato donde un especialista para que revise toda el área de los ojos.

Por otro lado, en el caso de un posible impacto de perdigones, balas de goma o canicas en la visión, el especialista comenta que es posible que esos proyectiles puedan herir directamente el ojo o el área periocular y eso puede causar lesiones severas y permanentes.

Entre los daños que puede generar están las heridas penetrantes, pérdida de la visión y alteraciones en la anatomía del globo ocular que con el tiempo puede desencadenar cambios en el cristalino o un glaucoma traumático.

Finalmente, el médico oftalmólogo comenta que el uso de gafas y de protectores faciales no solo protegerá los ojos del COVID-19 sino también de estos fuertes impactos. Por lo que se sugiere el uso de esos implementos que de preferencia tengan normativas de seguridad. Si existe una lesión a causa de estos proyectiles, lo primero es no tocar el ojo y menos apretarlo o frotarlo.

Te puede interesar

SÍGUENOS