Estudio revela a la conjuntivitis como único síntoma del coronavirus, aseguran en Italia

El estudio titulado “¿Podría ser el ojo un punto de entrada para la COVID-19?”, fue compartido por la Academia Americana de Oftalmología.

De acuerdo a un reciente informe realizado en Italia “La conjuntivitis puede ser el único signo y síntoma de presentación de COVID-19, el cual fue compartido por la Academia Americana de Oftalmología (AAO)1, cinco personas dieron positivo al coronavirus y presentaron como único síntoma conjuntivitis.

Estos pacientes tuvieron ojo rojo, dificultad para ver la luz, lagrimeo y secreción ocular, sintomatología de una conjuntivitis común. A su vez, no manifestaron otra molestia en su organismo como fiebre o pérdida del olfato, por lo que fueron considerados como personas asintomáticas a los signos usuales del virus.

Pero, ¿cómo se puede identificar si es una conjuntivitis a causa del COVID-19 o por otro motivo? El Dr. Gerardo Arana, Director Médico de Oftálmica Clínica de la Visión, indica que se debe tener en cuenta que en el caso de los pacientes del informe estos fueron tratados en primera instancia con un tratamiento local.

Pese a la medicina, estas personas seguían padeciendo de conjuntivitis por lo que decidieron realizarles la prueba del COVID-19 y el resultado arrojó positivo. Ante ello, se podría decir que la conjuntivitis en pacientes con coronavirus es más resistente al tratamiento convencional.

Asimismo, según el estudio titulado “¿Podría ser el ojo un punto de entrada para el SARS-CoV-2?”, compartido también por la AAO2, se confirmaría que los ojos pueden ser un canal de ingreso para el virus.

Este informe precisó que dos sustancias se complementarían para que el virus pueda entrar a nuestro cuerpo, una es mediante la superficie de la conjuntiva y la otra es a través del paso de la lágrima por el conducto nasolagrimal el cual llega a la garganta y vías respiratorias. De esta forma, se consideraría al ojo una vía de infección en portadores asintomáticos y sintomáticos de coronavirus.

“Este reporte evidencia que el ojo puede ser una fuente de transmisión del virus y ratifica el hecho que tenemos que proteger nuestra visión. Si usamos solo la mascarilla cubrimos la nariz y la boca y dejamos desprotegidos a los ojos. Por ello, es fundamental usar anteojos grandes y protectores faciales para bloquear el ingreso del virus y así disminuir las tasas de contagio”, enfatizó el Dr. Gerardo Arana.

Finalmente, el especialista señaló que las personas deben evitar tocarse el rostro porque el virus puede quedarse en superficies por determinados periodos. Si es necesario llevarse las manos a la cara, hacerlo con las manos previamente lavadas con agua y con jabón.

A su vez, recomendó respetar la distancia social y la aplicación de gotas lubricantes para que humecten los ojos y así se pueda limpiar la superficie ocular de alguna partícula.

Te puede interesar