¿Sabías que descargar el inodoro sin bajar la tapa podría arrojar partículas de coronavirus?

Estudio científico sostiene que el coronavirus podría esparcirse a través de partículas que salen del inodoro cuando se realiza la descarga de agua.

Un mal hábito que muchas personas siguen es no bajar la tapa del baño cuando se realiza la descarga; sin embargo, un nuevo estudio científico, en medio de la crisis mundial por el coronavirus, te daría una buena razón para cerrar la tapa del inodoro.

A través de un nuevo estudio científico realizado por un equipo de investigadores que durante la descarga del inodoro se puede generar una nube de microgotas de aerosol que puede elevarse hasta casi un metro.

Posteriormente, esas pueden permanecer en el aire un determinado tiempo, la cual sería suficiente para ser inhaladas por el siguiente usuario de un inodoro compartido o aterrizar en superficies del baño.

La investigación científica publicada en la revista Physics of Fluids y compartida por Infobae, muestra a través de diferentes simulaciones que no bajar la tapa del baño puede transportar partículas infecciosas de coronavirus que ya están presentes en el aire circundante o están recientemente vertidas en las heces de una persona.

Este nuevo estudio se suma a las diferentes pruebas que muestran que el coronavirus puede transmitirse no solo a través de microgotas respiratorias, sino también a través de excrementos cargados con virus.

“Los aerosoles generados por los inodoros es un fenómeno que hemos más o menos conocido desde hace un tiempo, pero que muchas personas han subestimado”, explicó Joshua L. Santarpia, profesor de Patología y Microbiología del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, quien no ha sido parte de la investigación.

Es importante mencionar que, en otras investigaciones se ha llegado a la conclusión que el coronavirus está más cómodo en células ubicadas en los pulmones y el tracto respiratorio superior. Pero algunos estudios han revelado que también puede alojarse en receptores celulares en el intestino delgado. Se han reportado pacientes con diarrea, náusea y vómito, entre otros síntomas.

A pesar de este resultado, los investigadores no saben cuánta cantidad de virus infeccioso se encuentra en los aerosoles o si personas con casos más graves de COVID-19 emitieron más virus que pacientes con enfermedades leves.

Por ello, Ji-Xiang Wang, quien estudia dinámica de fluidos en la Universidad de Yangzhou y fue coautor del estudio brindó las recomendaciones clave: “Cierra primero la tapa y luego activa el proceso de descarga”.

Te puede interesar

SÍGUENOS