Conoce 7 razones por las que la grasa de tu vientre no desaparece

Pierdes peso haciendo ejercicios o dietas y aun así ¿el exceso de tu abdomen no desaparece? Te contamos 7 razones que podrían explicarlo.

Mantenerse en forma para la mayoría de las mujeres es un aspecto relevante, tanto para verse bien como para estar saludable. Más aun cuando todo esto representa un gran sacrificio, ya que debemos reducir o dejar el consumo de nuestras golosinas favoritas y algunos platillos que tanto nos gustan.

Sin embargo, pese a tener una dieta balanceada y saludable e incluso hacer ejercicios, es común en muchas chicas de contextura delgada, tener un abdomen un tanto prominente y que puede generar cierta incomodidad.

Pero todo misterio, siempre tiene una o muchas causas, en este caso, son siete las razones que te contaremos y a la vez te daremos algunas recomendaciones y consejos que podrían ayudar a reducir esa 'grasita' de más.

Estrés:

La hormona del estrés, el cortisol, cumple un rol importante en la formación de tejido adiposo central (grasa abdominal) por lo que, si estás constantemente bajo situaciones de estrés, será difícil que la grasa de tu vientre logre bajar del todo. ¿Qué hacer? Buscar la solución correspondiente para reducir los factores que puedan estresarte.

Falta de sueño:

No dormir bien, puede tener un impacto muy negativo en el equilibrio del cortisol. Trata de escuchar música relajante o intentar la meditación antes de dormir, son pasos muy saludables para combatir el insomnio. Si no es de mucha ayuda, deberás consultar a un médico para entender las causas de tu falta de sueño y así pueda darte el tratamiento adecuado.

Ser madre nueva:

Las hormonas necesitan tiempo para volver a la normalidad luego de haber dado a luz recientemente. Si te convertiste en madre, debes ser paciente y seguir haciendo ejercicio y llevar una alimentación balanceada y saludable. Con el tiempo, tu vientre estirado se normalizará y recuperarás tu figura.

Azúcar:

El azúcar siempre será tu peor enemigo. ¿Por qué? Por más que ingieras alimentos bajos en calorías, si tu dieta tiene un alto consumo de azúcar, olvídate de que tu abdomen plano se haga realidad.

Hinchazón:

La hinchazón es causada por más de un motivo. Puede ser debido a un desorden a la hora de comer o por consumo de alimentos que irriten el sistema digestivo. También trata de evitar ingerir frutas después de las comidas, ya que muchas de ellas pueden ser que los alimentos se fermenten en tu estómago.

La menopausia:

En esta etapa de nuestras vidas, la producción de estrógeno y progesterona disminuye, a la vez que el nivel de testosterona también disminuye a un ritmo lento. Este cambio de hormonas mantiene la grasa en el área del vientre.

La edad:

Científicamente ha quedado demostrado que nuestro metabolismo se ralentiza con la edad, así como la cantidad de calorías que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. Ante esto, es vital regular la dieta para que nuestro organismo no sea contraproducente y podamos reducir la grasa en la zona abdominal con ayuda de ejercicios.

Más allá de la estética, la salud está primero y estos consejos te ayudarán mucho para mantener un equilibrio ideal.

Te puede interesar

SÍGUENOS